Foto: EFE
El transbordador espacial Atlantis inició hoy el camino de vuelta a La Tierra, después de varias horas de operaciones tras desacoplarse de la Estación Espacial Internacional (EEI), donde ha cumplido una misión de siete días.

A la 1.05 horas (17.03 GMT) el Atlantis encendió sus motores para completar la separación final de la EEI rumbo al Centro Espacial Kennedy, en el sur de Florida, donde está programada su llegada el próximo miércoles.

El lunes los seis tripulantes realizarán una última inspección de seguridad de la nave para asegurarse de que no ha sufrido ningún desperfecto en la cubierta que dificulte su entrada en la atmósfera.

El desacoplamiento se produjo a las 11.22 horas (15.22 GTM), tal y como estaba previsto, cuando la Estación Espacial se encontraba a 354 kilómetros sobre el Océano Índico, al suroeste de Australia.

Cuando el Atlantis estuvo posicionado adecuadamente, el piloto Tony Antonelli hizo una maniobra de vuelo para salir de la EEI, que orbita a 27.000 kilómetros por hora a unos 400 kilómetros de la Tierra.

A primera hora de la mañana los astronautas de ambas naves se despidieron con una breve ceremonia, quince minutos antes de que se cerraran las compuertas que comunican la EEI con el transbordador.

Con un apretón de manos se despidieron el comandante del transbordador Ken Ham y el actual comandante de la Estación Oleg Kotv.

Kotov deseó a los tripulantes del Atlantis que se cuidaran, mientras que el comandante del transbordador se despidió diciéndoles: "los veremos de nuevo en la superficie del planeta Tierra, pronto".

A más de 400 kilómetros de La Tierra quedaron el comandante Kotov y los ingenieros de vuelo Alexander Skovortsov, Tracy Caldwell Dyson, Mijaíl Kornienko, Soichi Noguchi, y TJ Creamer, algunos de los cuales serán reemplazados el próximo mes.

El ruso Kotov, el estadounidense Creamer y el japonés Noguchi abandonarán la Estación el próximo 2 de junio en una nave Soyuz, que está previsto que aterrice en Kazajistán.

Después de más de cinco meses en Órbita, Creamer aseguró hoy durante una rueda de prensa conjunta que dieron las dos tripulaciones que no puede esperar a beber algo sin tener que utilizar un objeto para sorber, y comer en un plato.

La tripulación del Atlantis la completan el piloto Tony Antonelli, y los especialistas de misión Michael Good, Garrett Reisman, Steve Bowen y Piers Sellers.

Durante la actual misión, sus seis tripulantes entregaron un compartimiento integrado de carga y un módulo de investigaciones científicas construido por la agencia espacial rusa.

Ese módulo proporcionará espacio adicional de almacenamiento y un nuevo punto de acoplamiento para las naves rusas Soyuz y Progreso, que sustituirán a los transbordadores cuando la NASA los retire a finales de este año.

En los siete días de trabajo en órbita, los astronautas colocaron seis nuevas baterías, que fueron reemplazadas durante la segunda y tercera caminata espacial.

Las baterías de la EEI, que miden casi un metro cúbico y pesan unos 170 kilogramos individualmente, almacenan la electricidad generada por los vastos paneles solares y cada una tiene un costo de 3,6 millones de dólares.

EFE