Los ciberpiratas tienen un abanico de herramientas a disposición para provocar estragos informáticos: virus, troyanos, gusanos, programa espía, entre otros.

Los virus atacan los sistemas informáticos adjuntándose a archivos de programa, multiplicándose y extendiéndose.

La mayoría son transmitidos por correo electrónico.