La agencia espacial rusa, Roscosmos, anunció hoy cambios en las fechas de vuelo de las naves pilotadas Soyuz hacia y desde la Estación Espacial Internacional (EEI) tras el fallido lanzamiento del carguero espacial Progress M-12M.

El despegue de la próxima expedición a la EEI, prevista para el 22 de septiembre, fue aplazado hoy por varias semanas, según declaró el jefe del programa de vuelos pilotados de Roscosmos, Alexéi Krasnóv.

"El despegue podría realizarse a finales de octubre o principios de noviembre", dijo Krasnov a la agencia Interfax.

La fecha definitiva para el lanzamiento de la nave pilotada Soyuz se conocerá una vez concluya el trabajo de la comisión de expertos que investiga la fallida misión del carguero espacial Progress M-12M, que se estrelló el pasado 24 de agosto en Siberia.

Antes de aprobar el lanzamiento, la agencia espacial rusa hará al menos una prueba previa al cohete portador Soyuz-U, cuyo fallo fue la causa de la pérdida del Progress M-12M, para garantizar así la seguridad de la tripulación de las naves pilotadas, explicó Krasnóv.

"Prevemos como mínimo uno, y puede que dos lanzamientos para poner a prueba las conclusiones de la comisión que investiga el accidente del Progress M-12M para garantizar la seguridad de un lanzamiento con los cosmonautas a bordo", aseguró el experto de Roscosmos.

El primero de los lanzamientos de prueba llevará a la EEI el carguero espacial Progress M-13M, mientras que un segundo cohete portador podría lanzarse con seis satélites Globalstar, aunque como indicó Krasnóv, esto no está confirmado.

Roscosmos también aplazó la vuelta de la Soyuz que está en la EEI y que deberá llevar a la Tierra a los cosmonautas rusos Andréi Borisenko y Alexandr Samokutiáyev, y al estadounidense Ronald Garan, cuyo viaje estaba previsto para el 8 de septiembre, pero que tendrán que permanecer al menos hasta el 16 de septiembre en la órbita.

Mientras, el ruso Serguéi Volkov, el astronauta norteamericano Michael Fossum y el japonés Satosi Furukawa tendrán que retrasar su retorno a la Tierra al menos hasta finales de año.

EFE