Probamos al Motorola Moto G7 Power | Fuente: RPP

Motorola sigue en su zona de confort como parte de la industria móvil, y cada año hace pequeños ajustes en su línea G, la más popular de su catálogo. Tras 7 versiones, dejó de ser la marca disruptiva en la gama media, para mantenerse pasiva y con movimientos calculados. Uno de los movimientos más atrevidos es éste, el Moto G7 Power que tenemos a prueba.

Repasemos las especificaciones del smartphone:

Diseño calcado y predecible, pero más pesado

Estamos ante un teléfono macizo. Sus 193 gramos de peso se sienten, a diferencia de teléfono más grandes. Es evidente la densidad de la batería aquí.

 

El hardware sigue siendo el mismo que los otros modelos de Motorola, incluyendo el ancho notch sobre pantalla.

Estamos ante el mismo orden de botones y componentes: Volumen sobre bloqueo a la derecha, ingreso para audífonos arriba, USB-C abajo y sensor de huella atrás, bajo el doble sensor.

Detalle perturbador: la bocina es la misma que el parlante de llamadas, y es la primera vez que me encuentro un teléfono de esta gama sin salida de parlantes en la base.

Es el mismo tipo de diseño que Motorola le pone a sus teléfonos, y parecen simples reajustes de la gama. Seguro, sin sorpresas. Incluso el tono azul de la tapa trasera de plástico sigue siendo el mismo.

No esperes un milagro colorido en la pantalla

Es un panel HD cumplidor, sin grandes ángulos de visión. Eso sí, cuenta con la suficiente fuerza lumínica para apreciar contenido bajo luz directa.

Responde bien a toques, y realmente parece ser un panel más chico. Puede que mis dedos se hayan acostumbrado demasiado a las recientes pruebas, y pasar a este tamaño ayude a relajar los dedos.

Por un tema de calidad, te recomiendo mantener el boost de colores intensos en la configuración. Así el panel lavado gana un poco de vida.

Por suerte, Motorola añade en este equipo su sistema de pantalla activa, con la que podemos jugar con las notificaciones y revisar el contenido de mensajes recibidos sin desbloquear el teléfono.

Android 9 sin problemas

Siempre he agradecido que Motorola, pese a ser parte del catálogo de Lenovo, no abandone la experiencia más cercana al “Android Puro by Google”. Son pocos los añadidos de la firma en esta interfaz.

Y siempre he agradecido que los cambios que Motorola hace a Android son para bien. Todos los gestos para activar la cámara y la linterna están aquí.

Además, Motorola añade mejoras en la experiencia de búsqueda de información con Lens en la interfaz de cámara.

Los gestos de navegación van super bien, y me gustaría ver el sistema que Android Q maneja. Por cierto, este equipo debería actualizar sin problemas a la siguiente versión. Debería.

La suite MOTO viene instalada y muestra cada función extra que el equipo trae. Ahí encontrarás la activación del reconocimiento facial, los movimientos de linterna y cámara y otras acciones extra.

La cámara que merece

No esperes milagros con un esquema de un solo lente y 12MP de resolución en el lente trasero. Estamos ante una cámara dentro del promedio, que no destaca por detalles.

Lo que sí se agradece es la inclusión de herramientas de proceso, como el selector de color y el modo RETRATO.

Foto con luces de temperaturas contrarias | Fuente: RPP
Disparo automático, en donde se nota la falta de detalle del Moto G7 Power | Fuente: RPP
El proceso de imagen parece tirar ligeramente al azul las tomas de día | Fuente: RPP

Las imágenes son un poco pálidas, frente a otros equipos de la categoría. A veces el foco pierde un poco de detalle. El balance de color anda bien, y el manejo de luz y sombras es competente.

Foto de noche con el equipo quieto. Las partes luminosas están sobre expuestas | Fuente: RPP
En esta toma la luz del foco absorbe la luminosidad del ambiente | Fuente: RPP
En ambientes luminosos, el lente tiene un comportamiento bueno | Fuente: RPP
Foco rápido a objetivo cercano | Fuente: RPP
Los colores parecen ser un poco suaves y lavados | Fuente: RPP
Este equipo cuenta con un modo resaltador de color | Fuente: RPP
En esta toma se ve cómo la sombra sufre un poco cuando hay demasiada luz | Fuente: RPP
De noche el lente tiene problemas para mantener balance en la luz | Fuente: RPP

 La cámara delantera de 8 MP es más que suficiente para selfies ocasionales, pero procura iluminar el rostro antes de la toma. A veces el lente lucha por manejar el ingreso de luz.

Selfie en modo normal | Fuente: RPP
Selfie en modo retrato | Fuente: RPP

El rendimiento también está en el promedio

No perdamos la perspectiva. Es un aspirante a gama media con una gran batería. Estamos con un Snapdragon 632 – igual que el Redmi 7 – empujado por 4Gb de RAM, y eso le da un respiro. Sin embargo, todo parece un poquito más lento, y es la animación por defecto del equipo.

Te recomiendo activar el modo “programador” y cambiar ajustes de animación de pantalla para mejorar un poco la experiencia de navegación.

La bocina delantera, por más que no quiera admitirlo Motorola, va a rajar tu música en un 70% del volumen. Al no tener un soporte en otra parte del equipo, el sonido no cuenta con graves. Lo rescatable es que no tapamos el parlante con el dedo, pero no compensa la calidad de audio.

Tenemos radio FM, pero perdemos el NFC en este modelo específico. Lo bueno es que tenemos la opción “Transmitir” pantalla en esta categoría de smartphone.

El sensor de huellas es mucho más útil como elemento biométrico que el lento reconocimiento facial. Es evidente que el procesador, si bien añade esa función, limita mucho este tipo de funciones.

Buen número para no vivir sin energía

Hablar de 5000 miliamperes de batería debería, por lo menos, mantenernos con calma en el uso promedio. Y nos quedamos realmente cortos en el comentario. Hemos llegado a tener casi 9 horas de tiempo de pantalla, y hasta día y medio de uso intenso, incluyendo Facebook.

La carga no es tan veloz, pero es de esperar por el tamaño de la batería. Poco más de una hora y media es suficiente para cargar el equipo de 0 a 100.

¿Vale la pena?

Pues depende qué equipos tienes en la categoría. Contar con una batería de ese tamaño está un poco lejos del Redmi Note 7, pero no tanto de un Y9 Prime 2019 o un A70. Por precios, hay mejores opciones. Si buscas un equipo que te dure más de un día, con Android puro y con radio FM, pues ve por él. Hasta que Motorola no redirija el barco del diseño hacia el puerto de la sorpresa, creo que calcaríamos la reseña del G8 el otro año.

¿Qué opinas?