El Moto G6 Plus se sometió a nuestro análisis y te mostramos el resultado

Si hay una marca que le ha dado valor a la gama media, esa ha sido Motorola. Desde el 2013, cuando era parte de Google y antes de ser vendida a Lenovo un año después, Motorola comenzó a potenciar al mercado otorgando condiciones premium en teléfonos más baratos. 6 versiones de la exitosa línea G han pasado, pero cada año ha significado una amenaza creciente: un mercado en igualdad de condiciones y de competidores nuevos que llenan los ojos de los usuarios. Hoy, Motorola nos presenta un equipo que se acomoda al mercado que ellos mismos crearon. Esta es la reseña del Moto G6 Plus

El diseño del Moto G6 Plus se ha adaptado a la tendencia 2018

Un diseño renovado

160 x 75.5 x 8mm y 167 gramos de peso

Acabado en cristal Corning Gorilla Glass 3 y bordes de aluminio

Resistencia a salpicaduras

Motorola ha sufrido un ajuste necesario, pues el mercado ha establecido un nuevo estándar en construcción. Hoy tenemos un dispositivo rodeado de vidrio en ambas caras, y flanqueado por un marco de aluminio muy brillante. Hasta el año pasado, la calidad de construcción era buena, pero no llegaba a ser premium. En este caso, sentimos un equipo firme, un poco ancho al agarre y menos resbaladizo. Hay que mencionar que, dentro de la caja, viene un protector de silicona para prevenir goles. Sin embargo, no es un protector tan eficiente como uno antigolpes.

Los bordes son poco recargados, ya que solo tenemos los botones de volumen y bloqueo al lado derecho. En la parte superior está el ingreso para nano SIM y microSD, mientras que en la base descansa el puerto USB C y el ingreso para audífonos. En la parte delantera, como refuerzo del frontal, tenemos un parlante, el sensor de proximidad, la cámara delantera y el sensor de huellas dactilares/botón de navegación. En la parte trasera destacan los dos sensores fotográficos y la fina espalda de vidrio, que resalta el logo de Motorola.

Tres puntos que considerar del diseño, luego de mis pruebas: El panel frontal es asimétrico. Al sostener el equipo para ver contenido de Youtube o Netflix – básicamente contenido en modo apaisado – notarás que el borde superior es más angosto que el inferior. Es un detalle menor, pero se evidencia más con el consumo de multimedia. Por otro lado, el abuso del vidrio nos lleva a tener un imán de huellas. Es algo con lo que hemos empezado a convivir desde el año pasado, pero es inevitable el llevar un paño limpiador con nosotros. El último asunto difícil es la protuberancia generada por ambos lentes en la parte trasera. Esta saliente provoca que el equipo no se mantenga estable sobre una mesa, y es un problema que no encuentra solución al usar el case. Pese a estos detalles menores, estamos ante un dispositivo que se siente premium en todo momento. Detalle adicional: solo cuenta con protección contra salpicaduras. Ten cuidado.

La pantalla larga esta de moda

IPS LCD FHD+ 5,9” y relación 18:9

Uno de los cambios significativos presentados en este G6 es la relación de aspecto de la pantalla. Mantenemos la tendencia en el uso del IPS de modelos anteriores, pero ahora tenemos una resolución de 1080 x 2160 en una relación de aspecto 18:9. Sin embargo, aún el porcentaje de pantalla sobre el panel es un poco bajo (74.4%), pero eso no quita esa sensación de “pura pantalla” que el equipo logra. Las esquinas del panel han sido sutilmente redondeadas, y mantenemos aún los buenos ángulos de visión.  En cuanto a la protección, contamos con Corning Gorilla Glass 3, algo que protege mejor al equipo de rayaduras que las versiones más recientes de Gorilla Glass. Si bien las caídas son una preocupación en el usuario, los problemas de protección están más asociados a los rayones que puedan producir las llaves o monedas en los bolsillos.

Uno de los detalles mas sobresalientes de la pantalla es el aprovechamiento del modo “Always On”, esta variante de pantalla apagada con información relevante para el usuario. A diferencia de otras propuestas, la interacción con las notificaciones es mayor, al punto de tener porciones de texto de mensajes, correos, reproducción de Spotify y otras fuentes. Esto ayuda a que la administración de energía sea más eficiente.

La respuesta táctil es muy buena, la respuesta bajo luz intensa está dentro de lo esperado y, en líneas generales, la reproducción de colores es muy correcta. La categoría “gama media”, de hecho, exige hoy estas condiciones. La fuerte competencia en esta gama del mercado ha levantado el estandar en favor del usuario, con mejores pantallas, más resolución y mejor calidad en reproducción de color.

Una de las experiencias Android más puras del mercado

Un software que va a lo seguro

Android 8 Oreo y Suite Moto

Durante años, el gran valor añadido de los dispositivos “Moto”, desde Google hasta Lenovo, ha sido el “Android Stock”. En resumidas cuentas, y salvo pequeñas intervenciones de la marca, la experiencia de navegación es lo más cercano que tenemos a usar Android Puro, sin capa de personalización o entornos manipulados a nivel estético o de gestión Android y punto. Y eso se ha mantenido con los años. Android 8 “Oreo” se complementa con el tradicional apartado “Moto”, en donde encontrarás toda la interacción añadida por Motorola. Es una suite que ha mejorado con los años, y que resulta de utilidad porque sugiere opciones poco invasivas a la experiencia Android tradicional.

Con “Moto Key” podemos establecer inicios seguros de sesión en aplicaciones o dispositivos vinculados a nuestro smartphone, como una Tablet o una PC.

Acciones Moto” permite añadir gestos para el uso del equipo, como las “sacudidas” para usar el led trasero como linterna, o silenciar el teléfono al ponerlo boca abajo. Además, añade deslizamientos de dedos adicionales en pantalla para capturar pantalla, minimizar el espacio de trabajo y alcanzar esquinas lejanas con una sola mano, entre otras opciones. Además, en este apartado, se incluye la “navegación con un botón” que reemplaza los botones virtualizados de pantalla con gestos sobre el sensor de huellas dactilares. Esto incrementa el espacio que utiliza la pantalla para mostrar contenido, además de optimizar el sensor de la base.

En “Pantalla Moto” podemos ajustar el comportamiento de la pantalla en horas de la noche, además de calibrar el panel para que se mantenga en actividad mientras lo miramos.

Adicional a esta gama de soluciones, Motorola incorpora un modo extra de comandos por voz a los ya existentes con Google Assistant. Cuenta con interacciones muy granulares, como “reproducir Adele en Spotify”, pero aun prefiero optimizar Assistant de esta manera, por lo que preferí no usar el asistente que incorpora Motorola en esta versión.

Este equipo, al contar con Android 8, ya tiene integración con las herramientas de Google basadas en realidad aumentada e inteligencia artificial. He tenido la oportunidad de probar software de ARCore y Google Lens, y el equipo ha trabajado sin problemas.

Los lentes traseros del oto G6 Plus cuentan con detección de profundidad y filtros

El estándar del doble lente

Lente trasero de 12MP y apertura 1.7 Dual Pixel

Lente adicional de 5 MP para profundidad

Lente delantero de 8MP de apertura 2.2 con flash LED

Parte de la puesta a punto en los modelos G de este año son las cámaras traseras, disponibles en la versión G6 y en esta versión PLUS. Este combo doble de lentes ha sido optimizado en software, además de mejorar el proceso de imagen. Tenemos un sensor principal muy luminoso con tecnología DUAL PIXEL, que le permite mayor velocidad de enfoque en todo tipo de condiciones.  El otro lente se encarga de medir la profundidad en el campo de visión para optimizar los recursos que integra la suite en el G6. Uno de los que más me gusta es el selector de color, en donde el equipo es capaz de detectar una tonalidad en la toma y convertir a grises los colores que no integran la gama. Es perfecta para acentuar tonalidades extremas, que se destaquen del resto. En la suite, Motorola añade filtros en video y fotografía, escáner de textos y recorte de escenas. Esta última permite extraer el fondo que rodea al sujeto enfocado, y cambiar el fondo con un solo toque. En video el equipo puede capturar imágenes en resolución 4K, 1080p a 60 cuadros y modos de cámara lenta.  El modo profesional, presente desde el G4, cumple con diferentes parámetros sin problemas.

En mis pruebas, tiende un poco a levantar el contraste y endurecer las sombras, sobre todo en días nublados. El manejo del HDR es más apreciable en foto que en video. Durante el día el lente es capaz de tomas más que aceptables – sobre todo por la gama -, los bordes de los objetos están bien logrados. El modo retrato logra buen detalle, pero aún falta un poco de limpieza en los bordes, sobre todo cuando en el fondo se identifican colores claros y oscuros. El video se estabiliza en 1080p a 30 fps, pero en los otros modos suele ser un poco difícil mantener la estabilización. En concreto, se comporta como cualquier otro equipo dentro de la gama en que compite. El gran valor agregado es, sin duda, las herramientas por software que se asignan a estos lentes.

La cámara delantera tiene un ángulo muy bueno, y cuenta con un flash LED que potencia la luz para evitar contraluz. El pasar a video exige que el cuadro se recorte a 16:9, y se pierde mucho espacio.

De noche, no hay nada que resaltar. Incluso con el flash delantero y la apertura de los lentes, no logramos detalle parejo en foto o video.

Performance sin riesgos

Snapdragon 630, 4GB de RAM y 64GB de memoria interna con expansión por microSD

RadioFM, NFC, Bluetooth 5.0, Dolby Audio, sensor de huellas y desbloqueo facial

Es aquí en donde el Moto G6 Plus tendrá los puntos más contradictorios de la experiencia. Por un lado, los 4GB de RAM y la experiencia Android Stock permiten que, en términos generales, la experiencia sea muy fluida. Esta versión de Snapdragon es una evolución de lo que vimos en el 625, notable cerebro de la gama media del 2017. Este procesador tiene beneficios sobre el 625, como la potencia y el manejo de autonomía. Enfrentando este equipo al Moto G5S Plus, notamos un incremento en el performance. Ha corrido PUBG Mobile, ARCore y apps que demandan mucha potencia; y en cada ejecución, desde el multitasking o abriendo directamente, han sido lanzadas sin problema – bueno, dentro de lo que uno espera en la gama media -.

En calidad de llamada, recepción de datos, geolocalización y otro tipo de recursos, el G6 Plus ha sabido responder. Se aguanta un poco cuando vamos al HOME desde alguna aplicación y entramos al cajón de aplicaciones. En esa operación, bastante común, presenta ese hipo. Por lo demás, opera sin inconvenientes. Sin embargo, el 630 tiene un problema que se evidencia en el Moto G6 Plus: la compatibilidad nativa con la relación de aspecto 18:9. ¿Qué courre? Pues algunas aplicaicones no se adaptan automáticamente a la proporción 18:9 y dejan una gruesa barra negra en la parte inferior, además de no tener un botón para redimensionar la app o una opción en la lista de configuraciones que se encargue de ese tema. No es algo tan grave en la mayoría de los casos, pero me ha tocado ver esto en Spotify y Youtube Studio, dos apps que uso mucho. Puede ser resuelto en una actualización, pero incluso los parches de seguridad de Motorola se han dilatado en esta versión. Tengo el equipo casi 6 semanas y no he recibido parches ni mejoras de seguridad en todo este tiempo. Preocupa mucho la demora de Motorola, sobre todo porque en los modelos previos teníamos una mayor continuidad.

Punto aparte merecen los sistemas de seguridad habilitados en este G6 Plus. Tenemos un sensor de huellas dactilares en la parte inferior de la pantalla, que puede virtualizar funciones de Android para ganar espacio de pantalla. El reconocimiento de las huellas anda bien, pero no es lo más preciso del mercado en esa gama. Además, este equipo cuenta con desbloqueo facial. Si bien no tiene tantos sensores para añadir más niveles de protección, l cierto es que opera dentro de lo esperado. Prefiero, sin embargo, el sensor de huellas en rendimiento.

Un detalle adicional es el tema del audio. Este equipo cuenta con Dolby Audio para la reproducción de multimedia y experiencia de juego. Cuenta con diversos modos para potenciar el consumo de contenidos, además de añadir un ecualizador y varios presets de audio. Si bien es compatible con la bocina que va en la parte delantera, el proceso es más notorio con audífonos. Para comodidad en transferencia y vínculo entre dispositivos, tenemos NFC incorporado.

El Moto G6 Plus es compatible con aplicaciones de realidad aumentada gracias a ARCore

Energía dentro de lo esperado

3200 mAh con carga rápida

Este es otro fuerte pilar de la gama G. Al tener un panel FHD+ sin exigencias, una versión de Android casi sin retoques y un SnapDragon 630, se da por descontado que el equipo puede mantener independencia del enchufe durante horas. Y sí. He tenido jornadas de 14 o 15 horas, y el porcentaje no bajaba del 20%, con más de 5 horas y media de pantalla activa. Es una de las mejores combinaciones de componentes, pensando en la autonomía.

Un punto adicional en este apartado es la incorporación del cargado rápido en la misma caja. Este Turbo Power Charger de 15 watts es ideal para habilitar la carga rápida del equipo – en promedio, carga 20% del total en 15 minutos -

Como ves, tenemos en manos un equipo clásico de gama media, pero dotado de condiciones premium. El acabado en vidrio, la cámara doble, NFC, Dolby Audio, carga rápida y otros atributos hacen que apreciemos con buenos ojos al hermano mayor de la gama media de Motorola. Sin embargo, hay un punto a tomar en cuenta. Hoy el mercado de equipos no es controlado por las operadoras. La propuesta comercial de tiendas chinas e importadoras comienza a calar hondo en la conciencia del consumidor. En esa condición peculiar y creciente, este equipo no es líder. No es un mal equipo en absoluto, pero tiene una competencia fuerte desde marcas alejadas del soporte y el catálogo de operadoras. Frente al Redmi Note 5 de Xiaomi, por ejemplo, queda un poco rezagado en rendimiento y gestión energética. Este G6 es un equipo muy fuerte, de buenas condiciones, pero Motorola intenta mantenerse como referente de una gama que se le complica cada año. El 2019 será aún más complicado, y China sigue creciendo en prestaciones a bajo costo. Motorola debe buscar variantes, antes de perder terreno en el mercado que definió a pulso estos años.