Yusuke Taniguchi no necesitaba de la tecnología para robar. | Fuente: iStock

Algunos delincuentes necesitan accesorios como skimmers o cámaras escondidas para robar los datos de las tarjetas de crédito, pero el empleado de un centro comercial en Tokio (Japón) solo necesitó de su memoria.

Yusuke Taniguchi (34) solo necesitaba tener la tarjeta en manos por unos segundos para memorizar los 16 dígitos, nombre, fecha de vencimiento y código de seguridad. Luego anotaba los números en un cuaderno.

La televisión japonesa informó así de su arresto en YouTube.

¿Cómo cayó?

Soranews 24 explicó que el hombre compraba en línea con las tarjetas robada y luego vendía lo recibido en tiendas de empeño.

Al parecer, Taniguchi andaba despreocupado y usaba su propio departamento como dirección para recibir las compras hechas con las tarjetas robadas. La última compra de dos bolsos valorizados en US$ 2,500 llegó con la policía, que lo arrestó.

¿Qué opinas?