Reconocieron el auto y no lo pensaron dos veces. | Fuente: Facebook

Una pareja en Massachusetts regresaba de una cena familiar cuando reconoció un auto que parecía conocido. Se trataba de un Honda Civic azul que figuraba en la Alerta Amber luego de que una niña de 11 años fue secuestrada cuando volvía de la escuela.

Amanda Disley y Benny Correa comenzaron a seguir el auto sospechoso hasta que que el conductor se dio cuenta, lo que inició una persecución que ha hecho que sean catalogados como héroes. “Hice lo que tenía que hacer. Soy papá. Solo lo perseguí porque tenía que atraparlo”, contó Correa a Good Morning America.

Mientras él se encargaba de seguir al secuestrador, Amanda llamaba a 911. La pareja quería un dato importante que no se pudo recolectar en la Alerta Amber: la placa del auto. Además informó sobre las calles en las que se desplazaban, como consta en el video subido a Facebook.

La persecución, en la que el auto familiar de la pareja llegó hasta a 160 kilómetros por hora pasando varias luces rojas, acabó con el vehículo dañado y sin gasolina. Afortunadamente, la policía ya sabía dónde interceptar al secuestrador.

Las autoridades bloquearon una calle, donde encontraron el auto. Un oficial rescató a la niña mientras otros dos arrestaban al secuestrador. Una evaluación preliminar a la menor indica que no tiene lesiones aparentes.

Jacquelyn Gerry, la operadora de 911 que los atendió, se pronunció en Facebook. “No estaba segura de cuál era mi motivación cuando vine a trabajar hoy. Ahora lo sé. Amanda... tú y tu esposo han sido increíbles”, publicó.

¿Qué opinas?