Una galleta de queso desencadenó una de las historias más divertidas y populares de internet. | Fuente: Twitter

Sarah Smith decidió en el 2015 pegar una galleta de queso en su pared para ver cuánto tiempo se demoraría su padre en darse cuenta de ello. Cuatro años después, la broma viral ha llegado a su fin.

En noviembre de ese año, la joven estadounidense decidió realizar un reto similar al que vio en internet: "Vi un tuit en el cual una chica cuenta que pegó un Dorito a la pared y su padre no se dio cuenta durante semanas. Voy a hacer lo mismo con un Cheez-It."

Desde allí, empezó a contarle a miles de usuarios de Twitter cómo iba su progreso. Ni el cambio de posición de armarios, cuadros y más movimientos advirtieron al señor sobre la galleta.

Sin embargo, todo tiene su final. Luego de 1410 días, cerca a los cuatro años, Sarah anunció que la historia había llegado a su fin.

La forma fue bien curiosa. En realidad, su padre no se dio cuenta. El cuñado de Sarah llegó a casa y la galleta no estaba. Se acercó al señor y le preguntó si por fin lo había encontrado. El padre de familia estaba sorprendido ya que tampoco sabía nada: la galleta había caído sola.

“Todo internet parece estar muy enfadado con mi cuñado, pero cuando me lo dijeron, yo solo me puse muy triste porque era el final de una etapa”, finalizó Smith.

Sarah Smith contó que su padre sigue sin entender el chiste del todo.

¿Qué opinas?