“Dragon Ball Super”: Poder, acción y grandes sorpresas en el capítulo 130

Gokú y Jiren lucieron todo su poder en un combate épico. La gran sorpresa fue la reaparición de un personaje.
Gokú y Jiren desataron todo su poder en el episodio 130. | Fuente: Toei animation

El capítulo 130 de “Dragon Ball Super” superó las expectativas de los seguidores de este anime, que esperaban con ansias ver a Gokú con su Ultra Instinto dominado enfrentando a Jiren con su poder al máximo.

Gokú, había superado sus límites nuevamente y, desde el arranque de este episodio, demostró su superioridad sobre Jiren, quien se veía acorralado y desesperado. Pese a sus intentos, el guerrero del Universo 11 parecía no causar mayores problemas a Kakaroto.

Jiren intentó detener a Gokú, en más de una ocasión, utilizando gigantescas ondas de energía, las cuales eran destruidas sin ningún problema por el saiyayin.

En el comienzo del combate, Gokú mostró una amplia superioridad sobre Jiren. | Fuente: Toei Animation

El guerrero del Universo 11 se encontraba entre la espada y la pared. Fue en ese momento en el que su ira se desató y liberó todo su poder. “Si no gano, nada tendrá sentido. Si me derrota ¡lo perderé todo!”, exclamó.

El aura roja que suele rodear su cuerpo se incrementó hasta abarcar todo el lugar. Su traje se había destruido y su tamaño y su fuerza habían incrementado considerablemente.

En ese momento, la batalla se emparejó. Pero conforme el combate avanzaba y Jiren aumentada su rabia, Gokú iba perdiendo terreno y empezaba a ser dominado.

Jiren descargó todo su poder para derrotar a Gokú con el Ultra Instinto absoluto. | Fuente: Toei Animation

Kakaroto hacía lo posible para contener los ataques de Jiren, pero poco podía hacer ante el gran nivel de su oponente. De un momento a otro, Jiren decide acabar con el combate y enviar una gran masa de energía.

Gokú intenta repeler el ataque con un kamehameha, pero es inútil. La onda impacta de lleno en el saiyayin y todos dan por finalizada la batalla.

Felizmente, el ataque no fue letal y el defensor del Universo 7 logró reincorporarse. Lastimosamente, su oponente seguía siendo superior.

Desde las tribunas, Krillin, el maestro Roshi, Ten Shin Han, Piccolo, Vegeta y los demás, animaban a su compañero a seguir dando todo de sí. “Gokú no pelea solo por sí mismo. Lo hace por todos nosotros”, dice Piccolo para explicar el por qué de la perseverancia de Gokú.

El maestro Roshi recordó todas las veces en que Gokú superó sus límites. | Fuente: Toei Animation

Jiren seguía sin entender cómo es que Kakaroto se mantenía de pie y mostraba cada vez más resistencia. En ese momento, el maestro Roshi hace una referencia a todas las veces en que este logró superar sus límites, acompañado de un flashback que nos llevó por todas las sagas de Dragon Ball, desde que nuestro héroe era un niño.

El nivel de Gokú incrementa y logra asestar un duro golpe contra Jiren, que lo deja prácticamente fuera de combate. La impotencia domina al guerrero del Universo 11, que refuta la posición de Gokú de luchar por otros, ya que él consideraba esto una debilidad.

Es así como Jiren decide atacar a la tribuna. Gokú rechaza el ataque y enfurece. “Esa fuerza (tus amigos) puede desaparecer fácilmente”, le dice. “No soy un héroe justiciero ni defensor de la paz, pero  ¡no perdonaré que te metas con mis amigos!”, exclamó Gokú.

Gokú se llenó de ira, luego que Jiren intentó atacar a sus amigos. | Fuente: Toei Animation

En ese momento se desató el enfrentamiento decisivo. La rabia de Gokú había superado la de Jiren y logró neutralizarlo y derrotarlo.

Con su oponente en el suelo, Bills le exigió a Kakaroto acabar con la pelea. “La batalla está decidida ¡lánzame!”, le dijo Jiren.

Sin embargo, cuando Gokú estuvo a punto de ponerle fin al torneo, su cuerpo se paralizó y empezó a arder por un aura de color púrpura. “El poder que supera el límite de los dioses tiene un alto precio”, explicó Wiss.

“¡Lánzalo fuera del campo!”, gritó Vermoud. Aunque se resistió a hacerlo en un primer momento, Jiren se dio cuenta que no tenía otra alternativa. “Orgulloso guerrero Gokú, tu cuerpo podrá desaparecer, pero siempre te llevaré en mi memoria”, acotó Jiren antes de atacar.

Disparó. Y cuando Gokú parecía perderse en el vacío, un ataque lo devolvió al campo de batalla. Cuando todos giraron a ver quién fue el autor, descubrieron que aún quedaban dos luchadores más en el campo: Freezer y el Androide 17.

Así terminó el episodio. Con Gokú casi inconsciente y con dos guerreros que intentarán contener a Jiren hasta que el tiempo se acabe y puedan ganar por mayoría de guerreros.

Sin duda, Toei y Akira lograron sorprender a los fanáticos, que daban por sentado que veríamos a Freezer acabar con Jiren y Gokú en un acto de oportunismo.

Quedará esperar al episodio 131 para ver cómo acabará el arco argumental del Torneo de Poder.

¿Qué opinas?