El pescado contiene gran cantidad de proteínas y Omega-3. | Fuente: Getty Images

Gracias a su gran cantidad de proteínas y su alto contenido de Omega-3, el consumo habitual de pescado previene enfermedades cardiovasculares y reduce el riesgo de sufrir un infarto.

Al respecto el nutricionista Marco Taboada, del Centro de Atención Integral de Diabetes e Hipertensión de EsSalud, señaló que el consumo de pescado se debe realizar por lo menos tres veces por semana para proteger el sistema cardiovascular.

Para aprovechar al máximo sus nutrientes indicó que es recomendable consumirlo a la plancha, en sudado, en adobo o en ceviche, evitando las frituras.

“El pescado es un alimento de fácil digestión y permite múltiples preparaciones de acuerdo a los gustos personales”, indicó el nutricionista.

Explicó que el Omega 3 es como un especie de limpiador de grasa, es decir es una grasa buena que lucha contra una mala grasa y contribuye al buen funcionamiento del corazón y de los sistemas nervioso y circulatorio.

Además dijo que el pescado aporta la vitamina D, presente en pescados de carne oscura como anchoveta, bonito y jurel, que tiene un efecto protector para la Diabetes tipo 1.

También, el consumo del pescado es un aliado natural para la depresión y el alzheimer.