Los deportes electrónicos lograron más de 800 millones de dólares de ingresos durante el 2018 | Fuente: Newzoo

Newzoo, una reconocida empresa analista de la industria de los videojuegos, ha señalado que el mercado de los esports o deportes electrónicos alcanzaría los mil millones de dólares en ingresos durante este 2019, consiguiendo su mayor pico de dinero en su historia.

El reporte apunta a la consolidación de los esports en la industria global. Si ya se hablaban de 865 millones de dólares en ingresos durante el 2018, este año la cifra ascendería un 26,7%, logrando los 1096 millones de dólares.

La asombrosa cifra llegará de distintas divisiones en esta escena: patrocinios a equipos y torneos, publicidad, merchandising, venta de entradas a los coliseos y arenas y el dinero movido por las propias distribuidoras de los videojuegos. El aspecto con mayor desarrollo durante el 2019 será el de los derechos de imagen, convirtiendo a los jugadores profesionales en verdaderas celebridades cuyos rostros sean íconos para marcas y organizaciones no endémicas a la industria.

Para el 2022, la cifra alcanzaría más del billón y medio americano | Fuente: Newzoo

Gran parte de la proyección llega gracias a la fuerte inyección de fanáticos de videojuegos que se sumaron durante el año pasado por títulos casuales como Fortnite. Las competencias internacionales buscarán mejorar su formato para ser mejor comprendidos hasta por personas ajenas al tema.

Un esport es aquel videojuego que, gracias a su jugabilidad, permite la competencia entre dos o más personas. En estos títulos, que pueden variar desde juegos de disparos hasta juegos de estrategia en tiempo real, los jugadores suelen perfeccionar sus habilidades gracias al entrenamiento diario y, gracias a su talento, pueden participar en torneos mundiales con premios millonarios (solo en Dota 2 se entregan más de 25 millones de dólares en The International).

¡Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek!

¿Qué opinas?