Excitebike
Mucho de estos juegos son considerados de "culto" | Fuente: Escapist Magazine

En la semana, el Nintendo Entertainment System (NES) cumplió 37 años de su lanzamiento al mercado en Japón. Conocido en tierras asiáticas como la Famicom, el sistema de consolas de 8 bits es considerado como una reliquia para todos los fanáticos de los videojuegos clásicos, quienes disfrutaron muchos momentos de su infancia o adolescencia jugando a sus títulos.

Son decenas los juegos de culto que NES tuvo en su catálogo: Contra, Castlevania, Metroid, Final Fantasy, Adventure Island, Kirby, Mappy, Circus Charlie, etc. Pero por ahora y por motivo de su aniversario, solo recordaremos algunos nombres que dieron vida y protagonismo a la consola y que iniciaron exitosamente su franquicia por estas épocas:

Super Mario Bros

Lanzado el 13 de setiembre de 1985, las aventuras de Mario iniciaron en esta consola. El principal ícono de Nintendo tiene como principal historia rescatar a la princesa Peach de las garras del malévolo Bowser, rey de los Koopas. La evolución de Mario ha acompañado a todas las consolas de la compañía, teniendo como última entrega a Paper Mario: The Origami King, videojuego exclusivo para Nintendo Switch. En el NES, presenta 3 títulos de la saga.

The Legend of Zelda

Otra de las más exitosas franquicias de la historia comienza en NES. Lanzado en 1986, The Legend of Zelda narra la historia del joven Link, quién deberá recorrer los distintos calabozos de la Montaña de la Muerte para rescatar a la princesa Zelda. Sus características principales son su perspectiva aérea y la gran libertad de poder de elección de Link, quién irá buscando las 8 partes de la Trifuerza del poder en Hyrule.

Excitebike

Un clásico que no pudo soportar el paso del tiempo fue Excitebike. El videojuego fue lanzado para NES y el Famicom Disk System en 1984. Su modo de juego consistía en carreras de motocross con distintos obstáculos como baches, charcos o vallas, además de ir contra reloj. Podrías maniobrar en el aire con la moto, pero ¡cuidado!, si no frenabas o no mantenías pausas, la moto se recalentaba y bajabas de velocidad. El juego tuvo un título escondido para Japón, Excitebike: Bun Bun Mario Battle Stadium, en el que los motoristas eran los personajes de Mario Bros.

Duck Hunt

Mejor conocido como “Matapatos”. El videojuego era distribuido con los cartuchos de Mario Bros y fue lanzado oficialmente en 1984 para lo cual necesitabas de una pistola para poder jugarla (Nintendo Zapper). Aunque fuera un poco cruel, su modo de juego era simple: tenías que disparar a los patos que volaban aleatoriamente en la pantalla y acumular puntos. Esta cacería estaba acompañada por un perro que se burlaba o felicitaba de acuerdo a tu puntería. Este pequeño burlón solo podía ser disparado en las versiones de arcade o emuladores de PC, no en la NES.

Kung-Fu Master

Un templo de 5 pisos para recuperar a nuestra amada Silvia (si te das cuenta, esta recuperación del amor idealizado es muy común en los títulos de estos años) es el escenario que, encarnando a Keiji Thomas, debemos afrontar. Con puñetes, patas y las teclas de movimientos, Kung-Fu Master se volvió en un juego de culto de NES y las máquinas de arcade. Su popularidad fue tanta que tuvo una película en Francia con el mismo nombre en la que se nos presenta un romance entre una mujer de cuarenta años y un joven de sólo catorce obsesionado con el videojuego.

En el 2016, Nintendo lanzó una versión mini de la consola con 30 juegos precargados. El éxito fue absoluto y en muchas tiendas ya no es posible encontrar alguna unidad de esta edición. 

Gracias al éxito del Nintendo Entertainment System, la compañía nipona pudo lograr posicionarse como la compañía más importante de la década y enrumbar un buen futuro para las consolas. Su sucesora, el Super Nintendo Entertainment System (SNES), merece un post aparte. 

Dale like al fanpage de PROGAMER en Facebook para mantenerte actualizado con las últimas noticias de videojuegos, anime, comics y cultura geek. Además también puedes escuchar nuestro PROGAMER Podcast en RPP Podcast, iTunes y Spotify. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.