Ganó 3,000 dólares y lo gastó el juguetes para los niños de la calle
Erica Donovan es una madre y consultora independiente de una empresa de ventas. | Fuente: Facebook | Erica Donovan

Cosas maravillosas suceden en la víspera de Navidad que hacen creer que aún existe gente bondadosa. Y Erica Donovan es una de ellas. A través de una transmisión en vivo desde Facebook, esta madre de familia reveló lo que hizo con un vale de 3 mil dólares de Disney: compró numerosos juguetes para los niños que viven en pobreza o que están en la calle.

+ Facebook | Un padre se pintó las uñas para apoyar a su hijo de 5 años

Según cuenta el portal Bable, el vale servía para que Erica viaje en el crucero Disney o se hospede en cualquiera de los Walt Disney World Resorts. Pero no lo hizo.

Donovan decidió que usaría ese dinero para conceder el deseo de navidad de otras personas.

Animales de peluche de personajes clásicos de Disney, figuritas de Toy Story, ropa y disfraces formaron parte de los regalos que esta mujer adquirió. Erica, según señala la mencionada publicación, llamó a la tienda antes para avisarles de su gran compra, una vez que estuvo ahí realizó un Facebook Live.

"Somos una familia con una mentalidad muy comunitaria, así que donar mi cupón era la única manera de hacerlo", dice Donovan, quien también trabajó como bombero voluntario junto con su esposo, y actualmente es el director ejecutivo de una ONG sin fines de lucro que brinda servicios a personas con discapacidades.

Y este acto de amor contagió a otras personas.

"Durante todo el día, muchos otros compradores (e incluso transeúntes del centro comercial) descubrieron lo que estaba sucediendo y agregaron sus propias donaciones de juguetes a la colección (…) Mi corazón estaba tan lleno y estaba encantado de haber podido ser el catalizador para tanto bien", refiere a Bable.

Después de cuatro horas de ir de compras Donovan dice que acumuló un total de 272 juguetes y gastó un total de US$ 3,748, aunque gracias al descuento de Friends & Family, pudo obtener ese número para cumplir con su presupuesto, con US$ 2 de sobra que se lo entregó un cliente que esperaba pacientemente en fila detrás de ella.