EFE

Mes tras mes su barriga crecía, sus compañeros de secundaria hablaban a sus espaldas, hasta que descubrieron que jamás estuvo embarazada.

Gaby Rodríguez, de 17 años, utilizó una barriga falsa a base de algodón, como parte de un experimento social en su escuela en Washington, informa el Yakima Herald-Republic. Los únicos que sabían lo que pasaba eran su madre, el director, el novio, y pocas personas cercanas. Sin embargo, sus maestros, e incluso los padres de su novio, desconocieron de lo que pasaba durante la mayor parte del último año.

Aunque, como ella misma dice, “a veces quería sacármela y que se termine todo”, logró completar el tiempo para reunir a los miembros de la escuela en una asamblea titulada "Los estereotipos, los rumores, y estadísticas".

Luego de contar la verdad de lo que sucedía, lejos de recibir críticas, los presentes realizaron una ovación de pie ya que "ella renunció a su último año" para conocer la experiencia de una madre adolescente, dice el director de la escuela.