Captura Daily Mail

Más de 17.000 píldoras llenas de carne humana en polvo fueron descubiertas por funcionarios de aduanas en Corea del Sur.

Las cápsulas ingresaron al país asiático por contrabando y es conocida su alta demanda, al ser consideradas como una “cura milagrosa” para todos los males.

Según refiere el portal del Daily Mail,  la práctica comercial se ejecuta desde China, donde corrupto personal médico provee de bebés abortados o criaturas que nacen muertas a las empresas que se dedican a la fabricación de estas pastillas.

“Los cadáveres diminutos luego son comprados, almacenados en refrigeradores domésticos en los hogares de las personas involucradas en el comercio, antes de ser retirados, luego son llevados a las clínicas, donde los colocan en el microondas médico de secado”, precisa el medio británico.

El hallazgo realizado en agosto ha conmocionado a los agentes de aduanas de Corea, que se han comprometido a fortalecer las inspecciones, debido a que miles de paquetes con estos productos han sido introducidos de contrabando a ese país.

Las autoridades de salud en Asia están preocupadas de que si se permite continuar con la venta de  las cápsulas del polvo de feto, pronto estas van a encontrar un espacio en la Internet, para venderlas a enfermos desesperados.

Aunque los chinos aseguran que se trata de un “cura todo”,  pruebas realizadas a las píldoras arrojaron que están compuestas en un 99,7 por ciento de restos humanos y que al contrario de lo que se dice, son súper dañinas y contienen bacterias.

Según anota el portal, hay una enorme demanda de recursos alternativos chinos, que incluyen pulverizar cuernos de rinoceronte. Históricamente, la población de este país ha consumido placentas humanas para mejorar el suministro de sangre y la circulación.