El dueño de una gasolinera y un iraquí construyeron una silla que se suspende en el aire con ayuda de globos. La aventura se abortó debido a las tormentas que se presentaron en Oregon, Estados Unidos.

Se trata de Kent Couch y Lafta Fareed quienes tras siete horas de vuelo descendieron a unos 30 kilómetros del punto de partida. Debido a la fuerza del viento, la nave volvió a elevarse sin los tripulantes.

A través de un rastreador, los organizadores de esta aventura observaron que la ‘silla voladora’ se mantiene sobre el cielo de Oregon.

Hasta el momento, se desconoce cómo recuperarán la nave y si intentarán nuevamente esta proeza. "Creo que necesitamos un poco de tiempo para relajarse", expresaron los organizadores.

Para levantar las sillas se utilizaron alrededor de 90 voluntarios que llenaron con helio más de 350 globos de cinco metros de diámetro. Los globos fueron atados a las dos sillas que ocupaban los tripulantes.

Los dos viajeros preveían volar a través de las montañas de Idaho y alcanzar una altitud de aproximadamente mil 400 metros. A ese nivel, la temperatura llega hasta a los cero grados.