Este sábado se celebra en el mundo el Día Internacional del Beso, en conmemoración al primer beso más largo de la historia, que fue de 46 horas, 24 minutos y 9 segundos.

En muchas ciudades se organizan diversos tipos de concursos, principalmente aquellos en los que los participantes deben establecer registros de besos, según refiere la enciclopedia virtual Wikipedia.

En esta fecha también son varios los expertos que vuelven a recordar los beneficios de esta práctica. Uno de ellos es que, besarse, produce un aumento de la presión arterial y el ritmo cardiaco y esto activa y mejora la circulación sanguínea.

Cabe precisar que esta fecha es distinta a la del Día del Beso Robado, que se festeja en el Reino Unido los 6 de julio.