Foto referencial: EFE

Un importante empresario de Israel pidió los servicios de una prostituta en el hotel donde se hospedaba mientras estaba en un viaje de negocios.

Al abrir la puerta fue grande la sorpresa que se llevó: era su propia hija quien llegó en respuesta al pedido de prostitución.

Como consecuencia del impacto del hecho, el hombre de 48 años sufrió un ataque al corazón, y fue llevado rápidamente a un hospital. Tras recibir tratamiento, fue dado de alta informó la web Larevo.net.