Video/Foto: vacacowboy

¿Equitación sobre una vaca?. Es el sorprendente caso de Regina, una joven alemana de 15 años, la cual vio en su pequeña mascota, "Luna", una nueva forma de practicar el deporte ecuestre.

El hecho ocurrió en Laufen, un pueblo alemán en la frontera con Austria. Debido a que sus padres se negaron a comprarle un caballo, poco después del nacimiento de la vaca, su dueña empezó a colocar riendas y llevarla a pasear como si fuese un caballo.

Con el paso del tiempo, y al estar contínuamente al contacto humano, Regina se sentó sobre la vaca, y esta empezó a caminar normalmente.

Ahora no solo camina por los campos al sur de Alemania, sino que salta sobre una valla improvisada de cajones y troncos de colores.

"Cree que es un caballo", señaló con voz alegre la dueña.