Foto referencial

Un joven ladrón mexicano se topó durante un hurto en una casa con unas botellas de vino y cerveza que ingirió hasta quedarse dormido en el interior del inmueble, lo que facilitó su captura, informó hoy la Fiscalía del estado de Michoacán.

El hecho tuvo lugar en el municipio de Taretan, donde Miguel Ángel Rosales Gómez, de 20 años, ingresó la noche del pasado domingo a una casa después de saltar una valla y romper los cristales de una ventana.

Ya en el interior se apoderó de un rifle calibre 22, una pistola de salva, documentos oficiales y tarjetas bancarias, dijo la fuente en un comunicado.

En su recorrido por la casa, cuyos dueños no se encontraban en ese momento, Rosales Gómez halló unas botellas de vino y cerveza, de las que dio cuenta hasta emborracharse y quedarse dormido en el interior del inmueble.

Así, dormido, fue sorprendido a la mañana siguiente por el propietario de la casa, quien dio aviso a la Policía, que lo despertó para llevarlo a prisión.

EFE