Getty Images

El anuncio del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de dejar de usar el herbicida glifosato debido a su carácter cancerígeno ha dejado al país sudamericano con un arma menos en la lucha contra el narcotráfico. Sin embargo, se propone una nueva y original solución.

Se trata de mariposas que se alimentan de coca, principal insumo para crear la cocaína. Vale recordar que la hoja de coca tiene 157 variedades y solo dos se pueden usar para fines ilícitos, según informa Global News.

Alberto Gomez, presidente del jardín botánico de Quindío, fue quien propuso esta solución al vacío que deja el insecticida glifosato en esta vital lucha del país cafetero.

TE PUEDE INTERESAR

Nuevo estudio podría ayudar a controlar o prevenir las infecciones #ébola.

Posted by RPP Noticias on Miércoles, 13 de mayo de 2015