Al Parque de las Leyendas llegó este otorongo de un año y cinco meses de edad luego de ser rescatado del tráfico ilegal de animales silvestres.

Oto, como fue llamado, viene recibiendo el tratamiento adecuado para tener una mejor vida y hasta el momento se viene adaptando bien a la presencia de personas que lo observan.

El animal vino acompañado de su hermana. Ambos quedaron huérfanos luego de la muerte de su madre a manos de unos cazadores.