Foto: EFE (referencial)

Restos de carne de caballo fueron hallados en hamburguesas vendidas por algunas de las cadenas de supermercados más importantes del Reino Unido, confirmó los análisis de la Autoridad de Seguridad Alimentaria (FSAI) de Irlanda.

Los científicos realizaron análisis de laboratorio en 27 productos comercializados como supuestamente de carne de vaca y vendidos en los supermercados Tesco, Lidl, Aldi, Iceland y Dunnes Stores.

De ese total, en diez se halló ADN de caballo y en 23 ADN de cerdo, indica el estudio.

Restos de carne de caballo llegaron a ser el 29% en hamburguesas, vendidas por la cadena Tesco como "carne de vaca".

El profesor Alan Reilly, director ejecutivo de la FSAI, dijo que aunque no hay peligros para la salud pública, no tiene justificación razonable que aparezcan rastros de carne de caballo en productos cárnicos, por lo que pidió retirar los productos de los locales.

Los supermercados incluidos en la lista confirmaron que retirarán aquellos productos que incluyeron carne de caballo.