Foto: Referencial EFE

Un comerciante chino intenta desde el lunes comprar un coche nuevo en un concesionario de la ciudad de Xianyang (oeste), pero la transacción se ve demorada porque el hombre quiere hacerlo con 300 kilos en monedas y ningún banco acepta la particular forma de pago.

Según informó hoy el diario "China Daily", el hombre, un vendedor de harina apellidado Wang, llegó al concesionario con una camioneta que llevaba esta singular carga, decidido a llevarse su nuevo vehículo.

Grande fue la sorpresa del vendedor de autos cuando Wang abrió la compuerta trasera de su furgoneta y comenzó a sacar sacos repletos de monedas de un yuan (equivalente a 0,13 euros), 50 y 10 céntimos que sumaban los 60.000 yuanes (6.500 euros) que costaba el coche.

El dependiente contactó con varios bancos para saber si recibirían el depósito, pero las entidades se negaron a hacerlo por el tiempo que les demandaría contar las monedas.

Solo un banco aceptó un máximo de 15 mil yuanes, por lo que Wang deberá esperar a que el vendedor encuentre destino para los 45 mil yuanes restantes antes de poder conducir su auto nuevo.

EFE