|

Invierno: ¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico de manera natural?

La ingesta adecuada de vitamina C y zinc también son esenciales para el apoyo inmunológico general.

La vitamina C, por otro lado, actúa como un poderoso antioxidante, ayudando a reducir el estrés oxidativo en el cuerpo y promover la curación | Fuente: Freepik

Durante el invierno aumentan las posibilidades de enfermarse desde resfriados comunes hasta una gripe severa. La buena noticia es que puedes tomar medidas para fortalecer tu sistema inmune durante estos meses, para protegerte y combatir las infecciones.

Todos estamos constantemente expuestos a los gérmenes que nos rodean. Afortunadamente, nuestro cuerpo está construido con un fantástico sistema de defensa. Aunque este sistema es poderoso, puede verse abrumado si no proporcionamos a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita para funcionar al máximo. Es por eso por lo que recurrimos a los expertos de Fitbit para resaltar los cinco pasos simples para apoyar un sistema inmunológico más fuerte, para que puedas mantenerte saludable y activo sin importar qué tan frío esté afuera.

CONSUME UNA DIETA RICA EN NUTRIENTES

“La mejor manera de apoyar tu salud inmunológica es asegurarte de comer muchos alimentos ricos en nutrientes”, explica la practicante de medicina funcional Anya Rosen, Maestra en Ciencias de la Nutrición y Dieta. Un plan de alimentación rico en alimentos integrales, que incluya verduras y frutas junto con granos, nueces, semillas y leguminosas, puede ser una de las mejores estrategias cuando se trata de la salud en general.

"Estos alimentos son parte de la dieta mediterránea que se ha demostrado que influyen en el sistema inmunológico y reducen el riesgo de enfermedades", agrega Lisa Andrews, Maestra en Nutrición y propietaria de Sound Bites Nutrition. “Los antioxidantes que se encuentran en estos alimentos pueden proteger las células del daño y también proporcionar nutrientes para respaldar los componentes necesarios del sistema inmunológico”.

La ingesta adecuada de vitamina C y zinc también son esenciales para el apoyo inmunológico general. “La deficiencia de zinc podría provocar una disfunción inmunológica al afectar el desarrollo de células T y células B dominantes, que protegen al cuerpo de las enfermedades”, explica Lisa Andrews. La vitamina C, por otro lado, actúa como un poderoso antioxidante, ayudando a reducir el estrés oxidativo en el cuerpo y promover la curación.

Llenar tu plato con una variedad de vegetales de hoja verde oscuro, frutas cítricas y productos amarillos y anaranjados pueden ayudarte a aumentar tu consumo de vitamina C, mientras que comer una buena fuente de granos integrales junto con nueces y semillas puede ayudarte cumplir con tu consumo diario de grasas naturales y el aporte necesario de zinc en tu cuerpo.

 APOYA TU SALUD INTESTINAL

Hasta el 70% de tu sistema inmunológico se encuentra en tu intestino, por lo que apoyar la salud intestinal ayuda en gran medida a que este sistema funcione de la mejor manera. “Asegúrate de alimentar a las bacterias que benefician el intestino con una dieta variada y rica en fibra”, explica Rosen.

Esto incluye comer una variedad de productos, legumbres, granos integrales, nueces y semillas, junto con alimentos fermentados. “Incluir alimentos fermentados como yogur, kéfir, kim chi, kombucha y chucrut en la dieta puede ser una buena manera de mejorar la biodiversidad intestinal”, agrega Andrews.

USA CONDIMENTOS BENEFICIOSOS 

Considera no solo lo que comes, sino también cómo le das sabor a su comida cuando se trata de apoyar tu sistema inmunológico. “Hay muchos nutrientes que se encuentran naturalmente en las plantas que pueden ayudarte a reforzar el sistema inmunológico, incluidos el orégano y el clavo, que tienen propiedades antivirales y antifúngicas naturales”, afirma Puello. 

Intenta rociar orégano en todo, desde salsas hasta aderezos, adobos e incluso tortillas. Los clavos se pueden usar en recetas dulces como el pastel de calabaza, pero también se pueden agregar a platos salados como guisos y curry. “El orégano y el clavo pueden incluso consumirse en tés, ya sea caseros o comprados en la tienda”, agrega Puello.

 LIMITAR EL CONSUMO EXCESIVO DE ALCOHOL

Puede ser tentador entrar en calor con una copa de vino caliente o ponche de huevo en una fría noche, pero el consumo excesivo de alcohol puede tener un impacto negativo en la salud en general. “Beber alcohol compromete tu sistema inmunológico tanto por sí solo como al desplazar otros alimentos más ricos en nutrientes”, explica Anya Rosen. 

Para ayudar a prevenir esto, sigue las recomendaciones sobre el consumo de alcohol, que recomiendan que los adultos limiten su consumo a dos bebidas o menos en un día para los hombres, o una bebida o menos al día para mujeres. Y, si quieres evitar dolores de cabeza después de consumirlo, asegúrate de tener un vaso de agua de 250 ml antes de beber cualquier tipo de alcohol y un vaso de agua por cada bebida alcohólica para ayudar a evitar la deshidratación.

 ASEGÚRATE DE SATISFACER TUS NECESIDADES ENERGÉTICAS

Después del exceso en reuniones o fiestas, puede ser tentador reducir significativamente la ingesta de calorías, pero resiste la tentación de seguir dietas restrictivas. “Es importante consumir suficientes calorías totales de proteínas, grasas y carbohidratos, ya que comer poco puede debilitar el sistema inmunológico, indica Rosen.

Adoptar un enfoque de alimentación intuitivo puede ser un mejor método para ayudarte a volver a la normalidad. Un enfoque no dietético de la nutrición puede ayudarte a aprender a interactuar positivamente con los alimentos mientras mantienes un peso saludable, sin estrés ni culpa por la comida.

La clave es estar en sintonía con las señales de hambre y saciedad de tu cuerpo, en lugar de comer en un horario establecido, o ingerir alimentos sin pensar, seguido de una estricta dieta de desintoxicación en enero. Fitbit es una excelente opción para empezar ese monitoreo de alimentos para que no pierdas registro de qué alimentos has consumido o te faltan por agregar a tu día. Desde la aplicación de Fitbit puedes iniciar un plan alimentario, registrar alimentos y monitorizar tu progreso, un plan alimentario te ayuda a alcanzar y mantener un objetivo de peso.

NUESTROS PODCASTS

Espacio Vital

¿Qué medidas se tomaron desde la aparición de los primeros casos de la viruela del mono?


La viruela símica es una zoonosis vírica (enfermedad provocada por virus transmitido de los animales a las personas) que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves. Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la viruela, la viruela símica se ha convertido en el ortopoxvirus más importante para la salud pública, señala la Organización Mundial de la salud. Esta mañana el doctor Elmer Huerta nos explica qué se hizo para controlar la expasión de la viruela del mono desde su aparición.