La importancia de los abuelos en la crianza de los niños

Cada día, más padres salen a trabajar y delegan en los abuelos el cuidado de sus hijos, con lo cual estos pasan a ser una suerte de "padres" para los nietos.

Cada vez es más frecuente que los abuelos asuman nuevas responsabilidades en la crianza de sus nietos cuando los padres de éstos trabajan. Ayudarlos con las tareas del colegio, su presencia en actuaciones, conversar con los profesores, entre otras actividades.

“Los abuelos son de mucha importancia para la familia”, indicó la psicóloga y psicoterapeuta de parejas y familia, Inés Pérez Bramosio.

La especialista dijo que la experiencia previa es una de las ventajas que tiene un abuelo al momento de cuidar o criar a sus nietos mientras los padres están ausentes. “No es como el papá primerizo que está experimentando, sino que tiene un norte más claro”, precisó.

Otra ventaja tiene que ver con el vínculo o relación entre el abuelo y el niño, porque el nivel de afecto nunca será igual con un cuidador. Además, cuando el abuelo se queda a cargo del menor, la actitud del padre es de mayor confianza, pues siente que lo está dejando en buenas manos.

Pérez Bramosio explicó que el adulto mayor deberá optar libremente por cuidar a su nieto. “Que lo hagan con ganas y que tengan espacios, porque hacerse cargo de niños cansa, es una tarea a tiempo completo. No deben perder espacios de recreación, de descaso y distracción”, indicó.

¿Quién pone los límites?

Los límites que se le impongan al niño tendrán que ser de acuerdo común. “Si el abuelo se queda a cargo de su nieto, tendrá que haber cierta relación entre los límites que ponga este y el padre, pues le permitirá al niño tener una estructura que lo ayude a comportarse”, explicó.

Asimismo, recomendó al abuelo ejercer un rol de autoridad cuando los padres no estén presentes. “Tiene que tener la potestad de decirle al niño que si no hace sus tareas, no ve TV y el papá tendrá que respaldarlo”, aseveró la especialista.

Pérez explicó que los padres suelen decir que sus hijos se portan mejor con la abuela y no con ellos. Esto se debe, según señaló, al rompimiento de la estructura que tienen los abuelos, causado por la presencia de los padres.

 “Con la abuela, el niño sabe que no puede saltar en el sillón. Pero llega el papá a las 9 p.m. y no quiere pelearse con sus hijos. Hay un tema de culpa. Lo va a dejar que salte un poquito el primer día, otro poco el segundo, y luego salta de sillón en sillón”, señaló.

Por ello, Pérez Bramosio dijo que es importante que las estructuras que crean los abuelos las continúen los papás y las que creen los papás las continúen los abuelos.

Finalmente, remarcó la importancia de que los niños sepan diferenciar tanto el rol de los padres como el de los abuelos. “Los chicos deben tener desde pequeños la claridad de quién es quién. Eso les da seguridad e identidad y evita confusiones en los niños”, puntualizó.

Úrsula Delgado N.