Conozca las diez zonas orgásmicas que deben ser exploradas

¿Piensa que solo estimulando los órganos sexuales puede dar placer a su pareja? Está equivocado. Especialistas detallan otras partes del cuerpo.

No solo tocando los órganos sexuales se puede conseguir la estimulación de la pareja, los especialistas coinciden que ciertas partes de nuestro cuerpo poseen cientos de terminaciones nerviosas que se convierten en perfectas fuentes de placer, las llamadas zonas erógenas u orgásmicas.

De allí la importancia de la exploración y los juegos previos al coito para lograr la plena excitación y que a la postre se llegue al orgasmo. Los sitios nosotras.com y tiffotos.com revelan los 10 puntos que proporcionan mayor placer y que quizás algunos desconozcan.

1. La curvatura del labio inferior. Es el punto central del labio inferior que prácticamente se convierte en la barbilla, pues en ese punto convergen decenas de terminaciones nerviosas, las cuales bien estimuladas provocan el máximo placer, tanto en hombres como en mujeres.

2. La manzana de Adán. Este punto es exclusivo de los caballeros. Esta parte de la fisonomía masculina, que resguarda a la glándula tiroides, está íntimamente relacionada con todos los genitales.

3. Los tobillos. Entre el talón y el hueso de los tobillos hay un punto nervioso que está ligado de manera directa a los genitales.

4. Los pezones de los hombres. Algunos olvidan que para ellos también esta parte del cuerpo les produce una reacción positiva cuando se les estimula de manera correcta.

5. Perineo. Es la zona que va de los testículos al ano y es ahí en donde se localiza la próstata, una de las glándulas masculinas que poseen un poder altamente orgásmico.

6. El pliegue entre los testículos. Es la parte en donde se juntan los testículos con la base del pene.

7. La punta del pene. Es la zona donde se concentran todos los nervios relacionados con la sexualidad masculina.

8. Frenillo. Es precisamente la parte del pene que une el glande con el resto del miembro.

9. Las ingles. Es una de las partes más sensibles del cuerpo, sobre todo la cara interna de los muslos.

10. El ombligo. Es una de las zonas erógenas más fuerte de todo el cuerpo, sobre todo en las mujeres. Besos y caricias alrededor de él tiene un matiz altamente sensual para ambos géneros. Prueba con la parte baja del ombligo hasta llegar al pubis, esto hará que tu pareja se relaje e incrementa el deseo sexual, debido a las terminaciones nerviosas que se encuentran en el área.