Tratan con cirugía movimientos involuntarios del Parkinson

Esta enfermedad que no distingue entre varones y mujeres se inicia, en los casos más frecuentes, a partir de los 40 años.
EsSalud

Una nueva forma de terapia para los pacientes con Parkinson está siendo aplicada por especialistas Hospital Nacional Edgardo Rebagliati de EsSalud. Se trata de las cirugías de estimulación profunda, que por medio de electrodos, modula las neuronas que se alteran en el curso de la enfermedad.

"La estimulación profunda solo se puede realizar en pacientes con características clínicas especiales, por ello a la fecha hemos beneficiado a 20 asegurados de diferentes partes del país con buenos resultados”, explicó el doctor Julio Quispe Palpa, jefe del Servicio de Neurología General del citado hospital.

El especialista enfatiza que esta terapia es útil solo para ciertas molestias y para cierto tipo de pacientes. “Es mejor para las complicaciones motoras como los movimientos involuntarios de torsión que son muy difíciles y a veces imposibles de controlar con medicamentos”, puntualiza.

Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un mal degenerativo del sistema nervioso y ataca preferentemente a las neuronas que están relacionadas con la actividad motriz de las personas. No tiene cura y causa invalidez en un gran número de personas.

Los síntomas más frecuentes que presentan estos pacientes son temblores en las extremidades, dificultades en el habla y al caminar, enlentecimiento de los movimientos y otras molestias diversas como estreñimiento, dolores de las extremidades, depresión, ansiedad o mareos.

Esta enfermedad que no distingue entre varones y mujeres se inicia, en los casos más frecuentes, a partir de los 40 años. Pero, ocasionalmente se han reportado incidentes de pacientes que han debutado con la enfermedad a temprana edad.

En el Día Mundial del Parkinson, EsSalud quiere recordar a la comunidad que no hay manera de prevenir esta enfermedad pero, si se pueden prevenir las complicaciones que alteran el estilo de vida de las personas.

Por ello, es importante la terapia física, el apoyo psicológico y el uso racional de medicamentos sin descuidar la educación sobre la enfermedad al paciente y a su familia.