¿Cómo reconocer a tiempo un derrame cerebral?

El 88% de los accidentes cerebrovasculares son ocasionados por un coágulo sanguíneo o la obstrucción de una arteria que lleva sangre al cerebro.
UCLA

Si presenta síntomas como pérdida de fuerza en un brazo o una pierna, parálisis en la cara, dificultad para expresarse y caminar, pérdida del equilibrio o de coordinación, dolor de cabeza brusco, intenso e inusual y pérdida de la visión en uno o ambos ojos, entonces acuda de inmediato a un médico, porque puede estar sufriendo un infarto cerebral o accidente cerebrovascular (ACV), advierten expertos de Essalud.

“El acudir de inmediato a un establecimiento de salud para iniciar su tratamiento podrá salvar la vida del paciente y reducir problemas posteriores”, precisa el doctor Marco Zuñiga Gamarra, jefe del Departamento de Neurología del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati.

Asimismo, el especialista aseveró que aproximadamente el 88% de los accidentes cerebrovasculares son ocasionados por un coágulo sanguíneo o la obstrucción de una arteria que lleva sangre al cerebro y se le denomina isquémico. El restante 12% de los casos se denomina hemorrágico y se producen cuando los vasos sanguíneos se rompen o se dañan, derramando sangre en el cerebro o alrededor de él.

Por ello, el mejor tratamiento para el accidente cerebrovascular es la prevención. “Si conocemos los síntomas de advertencia y controlamos los factores de riesgo, tales como el hábito de fumar cigarrillos o tabaco, la hipertensión arterial, la diabetes y la enfermedad cardiovascular, es posible reducir el riesgo de sufrir un ataque cerebral”, enfatizó el doctor Zúñiga.

Añadió que los exámenes como la angiografía en la cabeza, la tomografía cerebral, la resonancia magnética o la ecocardiografía, que sirve para descartar si el accidente cerebrovascular es causado por un coágulo sanguíneo proveniente del corazón, son procedimientos que ayudan al médico a encontrar el tipo, la localización y la causa del accidente cerebrovascular, además de descartar otros trastornos.

Finalmente, señaló que el objetivo de tratamiento de los pacientes que padecen esta enfermedad es ayudar a recuperar la mayor funcionalidad posible y prevenir accidentes cerebrovasculares futuros. Por ello, la recuperación se iniciará en el hospital y luego en el  centro de rehabilitación.