Niños que copian mal la pizarra pueden tener problemas de visión

Tener problemas como la miopía puede afectar el rendimiento escolar del alumno.
Jos

Cuando un niño copia mal de la pizarra, pero cuando le dictan lo hace bien, puede estar padeciendo de algún defecto refractivo (ametropía) y necesite lentes correctores, advirtieron especialistas del Instituto Peruano de Oftalmología (IPO).

Eduardo Ku, director del IPO de Piura, recomendó a los padres que si notan alguno de los problemas descritos consulten con un médico oftalmólogo (no con una óptica o farmacia) para, de esa manera, realizar un diagnóstico oportuno y tomar las medidas correctivas necesarias. 

Sobre los problemas de visión en las instituciones educativas, el especialista indicó que también se debe tener en cuenta el entorno donde estudia el escolar, pues existen otros factores que pueden influir en la mala visión del niño, como el contraste de la pizarra, la iluminación del aula o la escritura de los docentes,

El oftalmólogo dio a conocer que uno de los problemas más comunes es cuando se cambia de ubicación al niño. “Si está más lejos que en su anterior sitio y no ve las letras de la pizarra, es posible que se trate de un problema de lentes. Si al empezar las clases el niño no tenía problemas y posteriormente empieza a tenerlos, existe la posibilidad de que se trate de un problema de lentes puesto que el defecto se va haciendo más evidente a medida que la exigencia académica es mayor”, sostuvo.

Añadió que en caso el menor ya use lentes y tenga problemas, es posible que la medida no esté actualizada o que no sea  la que realmente necesita. Si se queja de que las letras se achican y se agrandan, es probable que se trate de una fobia divergente (desviación latente de un ojo hacia fuera).

Si el escolar indica que tiene visión doble es posible que haya estado jugando con su punto de enfoque, pero, si la molestia es frecuente hay que considerar la posibilidad de que se trate de una manifestación de Estrabismo.

Finalmente, Eduardo Ku también pidió no dejar de considerar que probablemente el menor no copie porque es distraído o molestado por sus otros compañeros.