¿Qué diferencia hay entre estado de coma y muerte cerebral?

Salir o recuperarse de un estado de coma va a depender de la causa o problema de salud que conduce a la pérdida de la conciencia. La muerte cerebral es irreversible.
EFE

El caso del joven Jhon Poll, quien falleció tras accidentarse en su skate, ha puesto a flote la confusión que aún existe para diferenciar un estado de coma y una muerte cerebral.

Según el doctor Juan Carlos Benitez, conductor de Salud en RPP, el estado de coma es una condición médica que compromete la función de las neuronas, provocando que la actividad cerebral se reduzca al mínimo, como si se tratara de un sueño profundo.

Entre las causas más frecuentes del coma están: un golpe en la cabeza; una intoxicación severa por alcohol, drogas o medicamentos; una elevación o baja extrema de azúcar en la sangre; daños severos al riñón y falta súbita de oxígeno.

Salir o recuperarse de un estado de coma va a depender de la causa o problema de salud que conduce a la pérdida de la conciencia.

"Si el coma es producido por una subida de glucosa (diabetes), esta puede controlarse y el paciente puede recuperarse", indicó.

También existe el coma artificial o inducido, provocado por los médicos cuando el paciente está muy grave o presenta sufrimiento excesivo, con la finalidad de proveer mejor tratamiento médico.

Sin embargo, se habla de muerte cerebral cuando la sangre ni el oxígeno fluyen al cerebro, por lo que este deja de funcionar totalmente. Los órganos como el corazón continúan recibiendo oxígeno y pueden funcionar durante algunos días después de que el cerebro murió.

"A diferencia del cerebro, el corazón late porque tiene un sistema de funcionamiento independiente y autónomo", agregó Benitez.

Este tipo de muerte se declara si el paciente es incapaz de respirar sin asistencia médica, carece de respuesta pupilar a la luz y de respuesta al dolor. Una vez que se declara muerte cerebral, no hay posibilidad de recuperación.

Según el Sistema de Salud de la Universidad de Miami, en Estados Unidos, las personas que han sufrido una lesión cerebral no recuperable (como traumatismo craneal o accidente cerebrovascular) son diagnosticadas con muerte cerebral.

Jhon Poll habría fallecido por una malformación arteriovenosa congénita y no por la caída que tuvo cuando estaba en su skate.

"Estas malformaciones se rompen en la adolescencia hasta los 20 años por estrés, basta que haya un aumento súbito de la presión intracerebral para que se rompan los vasos sanguíneos y provoque la muerte cerebral". dijo el galeno.

Benitez recomendó a las personas estar alertas ante dolores de cabeza frecuentes, mareos y visón borrosa.