Seis cada diez limeños sufren de hongos

La humedad es un desencadenante para el desarrollo de este mal.
Sisol

La ciudad de Lima registra hasta un 60% de casos de hongos en manos y pies, así lo aseguró la Dra. Julia Pancorbo, dermatóloga del Sistema Metropolitano de la Solidaridad de Surquillo, quien dijo que la humedad es un  desencadenante para el desarrollo de este mal.

Dijo que durante un tiempo el hongo pasa desapercibido, sobre todo en invierno cuando tenemos el pie cubierto y nos damos cuenta que la infección va creciendo. Refirió que hasta entonces no guardamos los cuidados necesarios, especialmente en lo que a aseo de pies se refiere.

En el caso de las manos dijo, los hongos se presentan más en mujeres porque continuamente están con las manos húmedas por los mismos quehaceres de la casa, y en muchos casos por usar guantes de manera indebida, los mismos que condicionan humedad y hacen crecer hongos, especialmente en uñas y entre dedos.

La Dra. Pancorbo dijo que no hay que esperar a que el hongo comprometa todas las uñas  para ir al dermatólogo, ya que de ocurrir esto se necesitará un tratamiento largo, con controles mensuales por un periodo de cinco a seis meses y dependiendo del fármaco y el examen previo a la zona afectada.

“El medicamento que se recetará dependerá del tipo de hongo. Para esto se hace un examen microbiológico un cultivo para hongos, y en función a ello empezamos a tratar la uña. Se debe emplear antimicóticos sistemicos, el cual se suministra vía oral principalmente, y por vía tópica a través de lacas y cremas”, precisó la especialista.

Pancorbo dijo que hay varios tipos de hongos, los dermatofitos y las levaduras estos realmente se van a estudiar cuando se haga un diagnóstico en base a un estudio microbiológico. En la mayoría de casos es el mismo hongo que se presenta en varias zonas, en interdigital (entre dedos)  a nivel de la planta de los pies, y a nivel inguinal (entre las piernas).

El contagio

Refirió que la población acude a centros donde no se tienen los debidos cuidados de bioseguridad, es decir, no esterilizan bien el material, sobre todo las limas de uñas, y por eso el contagio se da de cliente a cliente. “Los instrumentos deben ser estériles, y en el caso de la Lima por ser desechables deben usarse nuevas en cada paciente o cliente”, aseguró.

En el caso de los cortaúñas, dijo que este debe ser de uso personal  mantenerlo guardado en su estuche y renovarlo mínimo cada mes. Si se sufre de hongos, el cortaúñas debe cambiarse periódicamente limpiarlo antes de usar y debe usarse solo  en uñas que estén afectadas,  no en uñas sanas. Dentro de una familia, cada uno debe tener su propia toalla de manos y pies, sus propias limas y cortauñas.

Recomendaciones 

La Dra. Pancorbo también dijo que las personas con diabetes son más susceptibles a desarrollar hongos, y por tanto deben tener un cuidado más exhaustivo en manos y pies. Por ello recomendó evitar la humedad, no usar calzado ni medias sintéticas, guardar los zapatos en bolsas de papel, ya que el plástico genera más humedad y facilita el crecimiento del hongo dentro del zapato.

El talco debe ser echado dentro de los zapatos y no directamente en los pies porque se deposita entre los dedos y con el sudor genera humedad permanente lo cual crea un medio adecuado para el desarrollo de hongos. También dijo que el secado de pies después del baño debe hacerse minuciosamente entre los dedos, primero con una toalla y luego con una toalla de papel para retirar el exceso de agua.

Finalmente, dijo que solo el dermatólogo es el indicado para dar el tratamiento de las uñas, ya que muchas veces acudimos a centros donde no hay médicos y  el tratamiento recibido se realiza  sin un estudio previo del estado general del paciente, sin valorar  la función hepática y menos  un estudio microbiológico de la uña (determinar el tipo de hongo) van a causar tratamientos inadecuados.