Tener hijos con el esperma de hombres muertos ¿Cómo se hace?

El esperma de un hombre puede permanecer vivo entre 24 y 36 horas desde su muerte.
A finales de la década de los 70 que el urólogo radicado en Los Ángeles llamado Cappy Rothman realizó la primera extracción de esperma post mortem. | Fotógrafo: Getty Images

¿Qué pasa cuando una pareja planifica tener hijos, pero de repente la muerte los separa? ¿Se acaba el sueño de ser padres? Pues, existe la posibilidad algo controvertida del uso de la esperma de hombres muertos.

BBC Mundo contó la historia de Ana y Michael Clark, que tras un accidente en moto tuvieron que decirse adiós. Él falleció, pero la idea de ella de ser madre no se detuvo, así que optó por la extracción de espera de su marido.

Se puede crear vida. Y es que el esperma de un hombre puede permanecer vivo entre 24 y 36 horas desde su muerte.

El primer intento. Fue a finales de la década de los 70 que el urólogo radicado en Los Ángeles llamado Cappy Rothman realizó la primera extracción de esperma post mortem. La vez que un político le pidió conservar el esperma de su hijo, que había quedado en muerte cerebral, el médico planteó alternativas para hacerlo.

Tres opciones. Administrar una droga que hiciera que el cuerpo convulsionara, y que esto lleve a una eyaculación, la extracción de los órganos reproductivos del paciente y buscar sus espermatozoides, o la estimulación manual.

Una forma de extraer la esperma puede ser insertando una aguja en los testículos para obtener una muestra. | Fotógrafo: Getty Images

Demanda. Rothman es cofundador y director médico en California del Cryobank, el banco de esperma más grande de Estados Unidos (EE.UU.), y han realizado cerca de 200 procedimientos, con 130 de ellos hechos entre 2000 y 2014.

¿Cómo extraer el esperma? Una forma puede ser insertando una aguja en los testículos para obtener una muestra o sacar el epidídimo, un tejido donde el esperma madura.

Marco legal. Las políticas sobre la extracción de esperma "post mortem" y de almacenamiento difieren entre países. Por ejemplo, en EE.UU. diversos fallos judiciales le han dado a los espermatozoides un rango de protección superior al de la sangre, la médula ósea o los órganos.

En cambio, Francia, Alemania, Suecia y Canadá están entre las naciones que prohíben la extracción de esperma después de la muerte; mientras que en Reino Unido e Israel, solo es permitido cuando el hombre ha dado su consentimiento previo.

Bancos de esperma. Aquí los hombres sí son consultados sobre el destino de sus espermatozoides después de que ellos mueran.