Los ejercicios de alta intensidad reducen las crisis de migraña

Los músculos bien irrigados y los tejidos oxigenados, favorecen a los pacientes migrañosos. Estudio ensayó con un entrenamiento intenso y supervisado.

Una barra de chocolate puede desencadenar migraña, una condición caracterizada por síntomas como náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz y al ruido. La posibilidad de hacer un entrenamiento físico de alta intensidad puede reducir la frecuencia de estas crisis, según investigadores de la Universidad de Basilea, Suiza.

"El ejercicio aeróbico supervisado debe considerarse una estrategia preventiva y de tratamiento complementaria para los migrañosos", señala Alice Minghett, autora principal del estudio.

Se puso a prueba un entrenamiento con intervalos de alta intensidad frente a ejercicios continuos moderados, con 20 mujeres y 4 varones participando en un régimen de ejercicios dos veces por semana durante 12 semanas.

El entrenamiento de alta intensidad fue mejor que los ejercicios continuos moderados. | Fuente: Getty Images

Consistió en 4 series consecutivas de ejercicio durante 4 minutos al 95 % de la frecuencia cardíaca máxima, seguida de 3 minutos al 75 % de la frecuencia cardiaca máxima, por un tiempo de ejercicio total de 28 minutos por sesión.

La licenciada Raquel Mendívil, especialista en Terapia y Rehabilitación de Solidaridad Salud, explica que los ejercicios de alta intensidad, pueden ser pesas, bicicleta estacionaria o full body, que con una secuencia establecida sí pueden favorecer a los pacientes con migraña.

"Los músculos fuertes significan que son músculos sanos, bien irrigados y la circulación es buena. Una correcta circulación oxigena mejor los tejidos, y la sangre llega a todo el cuerpo, eso puede hacer que las crisis de migrañas no sean tan seguidas".

La especialista precisa que el control del estudio debió considerar a participantes en momentos libres de crisis y con la medición de la frecuencia cardíaca al comenzar y terminar el entrenamiento.