Una leyenda que nunca había ganado The International, un jugador que regresó del retiro y un debutante en el evento. OG ganó la final del mundial de Dota 2 y se hizo de US$ 11 millones de dólares, el premio más grande de la historia de los eSports.

OG es liderado por Johan ‘N0tail’ Sundstein, un veterano en los videojuegos de competencia con una carrera que viene desde Heroes of Newerth. Este sábado logró lo impensado luego de vencer por 3 a 2 a PSG.LGD, una potencia china de reconocimiento mundial.

El derrotero de OG hasta la final no fue fácil. El equipo contaba con un lineup formidable hasta que en mayo perdió a dos jugadores clave: Gustav ‘s4’ Magnusson y Tal ‘Aizik’ Fly, que partió al reconocido equipo estadounidense Evil Geniuses.

Los momentos finales de The International 2018. | Fuente: Valve

El equipo tuvo que cambiar jugadores con The International cerca e incluso tuvo que conseguir un lugar en el evento a través de clasificatorias abiertas. A inicios de agosto incorporó a quien era su entrenador Sébastien ‘7ckngMad’ Debs, un jugador que se había retirado en 2015.

También acogieron a Topias ‘Topson’ Taavitsainen, un jugador que debutó en The International sin experiencia previa en equipos de élite.

El equipo fue de menos a más, apoyándose en Anatham ‘ana’ Pham, uno de los mayores responsables de la victoria de este sábado. Él llegó al equipo apenas en junio. Dejó en el camino a rivales como VGJ.Storm (uno de los mejores de la fase de grupos), a Evil Geniuses (el equipo al que se fueron dos de sus mejores jugadores) y dos veces a PSG.LGD.

Vale destacar también a Jesse ‘JerAx’ Vainikka, quien comparte las labores de ‘support’ (una especie de facilitador para que los otros jugadores brillen) con N0tail desde 2016.

OG logró una victoria histórica y es el justo ganador de US$ 11 millones, parte del pozo total de más de US$ 25 millones entre los 18 mejores equipos de Dota 2. La final fue notable. La serie de mejor de cinco partidas tuvo sus mejores momentos en el cuarto y quinto encuentro, donde los campeones parecían haber perdido. Sin duda instantes en los que hasta quien no es gamer puede emocionarse.

¿Qué opinas?