Sin Anemia
La deficiencia de hierro reduce las conexiones neuronales del cerebro afectando irreversiblemente el rendimiento cognitivo. | Fuente: www.shutterstock.com

En el Perú, la anemia es un problema de salud pública muy grave en los recién nacidos. En el 2016, el 62.1% de los bebés, entre los 6 a 8 meses, sufren de anemia, y entre los 9 a 11 meses, el 56.7%, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar. (ENDES 2016).

En los niños pequeños afecta el sistema inmunológico. Diversos estudios han demostrado que la anemia baja las defensas y aumenta el riesgo de padecer infecciones. Además, está asociada con retardo en el desarrollo psicomotor y en el crecimiento físico.

Los niños que padecen esta enfermedad pueden sufrir un retraso en su crecimiento, cuyo aumento de peso y estatura puede estar por debajo de lo esperado.

Además, la deficiencia de hierro reduce las conexiones neuronales del cerebro afectando irreversiblemente el rendimiento cognitivo. Este mineral juega un papel importante en la función cerebral, ya que muchas áreas del cebero requieren hierro para su desarrollo debido a que  forman parte de los neurotransmisores.

Las neuronas se unen entre sí formando circuitos de aprendizaje, y es durante los dos primeros años de vida que se forman la mayoría. En este sentido, el cerebro es más desarrollado en la medida que tiene más neuronas y más conexiones.

Por ello, es fundamental que el menor cuente con un nivel adecuado de hierro, ya que de lo contrario, podría repercutir en la adquisición de distintas capacidades y habilidades, que, finalmente, lo arrastrará en toda su etapa escolar y adulta.

La buena alimentación rige en el desarrollo emocional y en el desgaste físico del estudiante.
La buena alimentación rige en el desarrollo emocional y en el desgaste físico del estudiante. | Fuente: www.shutterstock.com

La anemia y la escuela. Si un niño tiene anemia es muy probable que le vaya mal en el colegio. Puede causar problemas de concentración y atención, dificultad para pensar y razonar y, por lo tanto, el niño puede llegar a tener serios problemas de aprendizaje, así como para relacionarse con sus otros compañeros.

La buena alimentación rige en el desarrollo emocional y en el desgaste físico del estudiante, pues este se enfrenta a diversas situaciones en las que el cerebro gasta ciertas cantidades de nutrientes que el cuerpo desintegra durante el día.

Por ello, la nutrición resulta una necesidad básica para sobrevivir en la vida y rendir con efectividad y eficiencia en determinadas áreas escolares.

Si un niño tiene anemia es muy probable que tenga problemas de concentración y atención, dificultad para pensar y razonar.
Si un niño tiene anemia es muy probable que tenga problemas de concentración y atención, dificultad para pensar y razonar. | Fuente: www.shutterstock.com
Sepa más: