Artesana piurana lucha por el empoderamiento de las mujeres en su comunidad

Martha Sosa, empresaria, madre y abuela, lidera asociación de más de 300 artesanas en Catacaos y sueña con brindar estabilidad económica a su comunidad, a través de su arte.

Martha está buscando formalizar su nombre como una marca, para luego, continuar impulsando el empoderamiento económico de todas “sus madres”. | Fuente: Difusión

En el 2017, el desborde del río Piura inundó el pueblo del Pedregal Grande en el distrito piurano de Catacaos. En esta comunidad se encuentra la vivienda y taller de Martha Sosa Villegas, una mujer artesana que perdió todos sus herramientas de trabajo, pero no la pasión por la artesanía y el tejido.

A sus cincuenta y dos años, Martha es reconocida en su comunidad por sus técnicas ancestrales en el tejido de paja toquilla, con este arte elabora sombreros, carteras y objetos de decoración y utilitarios que son vendidos en el mercado nacional e internacional. Esta actividad la llevó a liderar la “Asociación de Tejedoras de Paja Toquilla de Pedregal Grande” en 1996, conformada por más de 300 mujeres productoras. Hoy, las artesanas han demostrado ser las principales artífices de la reconstrucción económica de la comunidad.

Martha ha participado en ferias de Ecuador y Estados Unidos, y actualmente, mantiene vínculos con clientes extranjeros para la difusión de productos locales.

A sus cincuenta y dos años, Martha es reconocida en su comunidad por sus técnicas ancestrales en el tejido de paja toquilla, con este arte elabora sombreros, carteras y objetos de decoración. | Fuente: Difusión

La lucha de Martha por empoderar a la mujer artesana

Su hijas, Leydi y Julissa, son su principal soporte. Ayudan a su mamá en la creación de nuevos diseños y en la formalidad de su empresa. Día a día, Martha lucha por empoderar a todas las mujeres artesanas que son el sustento de sus familias, liderando la formación de la “Asociación de Mujeres Artesanas de Pedregal Grande”. Para Martha es muy importante que las artesanas puedan capacitarse y poder acceder a más mercados.

El camino es difícil, las mujeres productoras tienen que enfrentar muchas barreras, sostiene la empresaria.

Martha ha participado en ferias de Ecuador y Estados Unidos, y actualmente, mantiene vínculos con clientes extranjeros para la difusión de productos locales. | Fuente: Difusión

Aún queda mucho por recorrer, y Martha así lo reconoce. Está buscando formalizar su nombre como una marca, para luego, continuar impulsando el empoderamiento económico de todas “sus madres”, como ella las llama. Su misión es colocar una empresa en Piura, quiere un lugar seguro donde las mujeres puedan trabajar con tranquilidad y donde los desastres naturales no lleguen a afectar sus maquinarias, artefactos y productos.

Actualmente, Martha y las madres artesanas de su comunidad también forman parte de Conéctate, una iniciativa que busca brindarles acceso al sistema financiero a través de la tecnología.

¿Qué opinas?