Contenido patrocinado por:

¿Deben las PYME preocuparse por la propiedad intelectual?

La actividad habitual de cualquier empresa, incluso si es pequeña, genera activos que vale la pena proteger para que no puedan ser aprovechados por terceros.
La mayoría de las PYME suele poseer valiosas informaciones comerciales de carácter confidencial, desde listas de clientes hasta tácticas de venta, que también convendría proteger. | Fuente: www.shutterstock.com

Para muchos, la propiedad intelectual es un concepto jurídico algo extraño que sólo los especialistas pueden comprender. ¿Por qué una pequeña y mediana empresa (PYME) debe darle importancia a la propiedad intelectual, o cuáles son las ventajas que supone para su PYME la utilización de la propiedad intelectual?

Independientemente del producto o servicio que su empresa suministre, es probable que utilice y cree habitualmente una gran cantidad de activos de propiedad intelectual. Así lo señala la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO, por sus siglas en inglés).  Según la WIPO, cada PYME debería considerar las medidas necesarias para la protección, gestión y observancia de sus derechos, con el fin de obtener los mejores resultados comerciales posibles.

Cada PYME debería considerar las medidas necesarias para la protección, gestión y observancia de sus derechos, con el fin de obtener los mejores resultados comerciales posibles. | Fuente: www.shutterstock.com

Por ejemplo, casi todas las PYME poseen un nombre comercial o una o más marcas y convendría que estudiaran la posibilidad de protegerlas. La mayoría de las PYME suele poseer valiosas informaciones comerciales de carácter confidencial, desde listas de clientes hasta tácticas de venta, que también convendría proteger. Es posible que gran número de ellas haya desarrollado dibujos y modelos originales y creativos. Eso también debería cuidarse. Por otra parte, muchas PYME habrán producido o contribuido a la publicación, difusión o puesta a la venta de obras protegidas por el derecho de autor y cabe la posibilidad de que algunas hayan inventado o mejorado un producto o servicio.

En todos estos casos, su empresa debería estudiar la mejor manera de utilizar el sistema de propiedad intelectual en beneficio propio. Y, a la vez, evitar que terceros utilicen estos activos sin que ello repercuta en un beneficio para la organización que se tomó el trabajo de crearlos. Si desarrolló un invento o una idea que considera innovadora y piensa que patentarla es una pérdida tiempo, piénselo dos veces: recuerde que estos tiempos en que la información circula rápidamente, las buenas ideas necesitan ser protegidas.

Sepa más:
¿Qué opinas?