Recreación artística del supuesto Planeta Nueve.
Recreación artística del supuesto Planeta Nueve. | Fuente: NASA | Fotógrafo: CC BY-SA 4.0

La búsqueda del Planeta Nueve, un noveno mundo hipotético de nuestro sistema solar, puede reducirse a localizar los rastros orbitales más débiles en un rincón increíblemente oscuro del espacio.

Eso es lo que los astrónomos de Yale Malena Rice y Gregory Laughlin están intentando con una técnica que recoge la luz dispersa de miles de imágenes de telescopios espaciales e identifica las vías orbitales de objetos previamente no detectados.

"Realmente no puedes verlos sin usar este tipo de método. Si el Planeta Nueve está ahí fuera, será increíblemente oscuro ", dijo en un comunicado Rice, autor principal de un nuevo estudio que ha sido aceptado por The Planetary Science Journal.

Rice, estudiante de astronomía e investigadora graduada de la National Science Foundation, presentó los hallazgos el 27 de octubre en la reunión anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

La posibilidad de un noveno planeta en el sistema solar de la Tierra, ubicado más allá de la órbita de Neptuno, ha ganado impulso entre los astrónomos en los últimos años al examinar las curiosas órbitas de un grupo de pequeños objetos helados en el Cinturón de Kuiper. Muchos astrónomos creen que la alineación de estos objetos, y sus trayectorias, apuntan a la influencia de un objeto invisible.

Aunque la gran mayoría de la luz observada en los planetas del sistema solar es luz reflejada, la cantidad de luz solar reflejada cae drásticamente para un planeta tan distante como el Planeta Nueve, probablemente de 12 a 23 veces más distante del Sol que Plutón.

Si existe, el Planeta Nueve sería una supuesta super-Tierra. Tendría de 5 a 10 veces la masa de la Tierra y se ubicaría cientos de veces más lejos del Sol que la Tierra y de 14 a 27 veces más lejos del Sol que Neptuno, dijo Laughlin, autor principal del nuevo estudio y profesor de astronomía en la Facultad de Artes y Ciencias.

"Esta es una región del espacio que está casi completamente inexplorada", dijo Laughlin.

Para detectar objetos que de otro modo serían indetectables, Rice y Laughlin emplean un método llamado "desplazamiento y apilamiento". Ellos "cambian" las imágenes de un telescopio espacial, como mover una cámara mientras toman fotos, a lo largo de conjuntos predefinidos de posibles trayectorias orbitales. Luego "apilan" cientos de estas imágenes juntas de una manera que combina su tenue luz.

De vez en cuando, la luz revela la trayectoria de un objeto en movimiento, como un asteroide o un planeta.

Rice dijo que el desplazamiento y el apilamiento se han utilizado en el pasado para descubrir nuevas lunas del sistema solar. Esta es la primera vez que se utiliza a gran escala para buscar en una amplia zona del espacio. Las imágenes que ella y Laughlin usaron provienen de la misión TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA, un telescopio espacial que normalmente se usa para buscar planetas fuera de nuestro sistema solar.

Los investigadores probaron su método al buscar con éxito señales de luz de tres objetos transneptunianos (TNO) conocidos. A continuación, realizaron una búsqueda a ciegas de dos sectores en el sistema solar exterior que podrían revelar el Planeta Nueve o cualquier objeto del cinturón de Kuiper no detectado previamente, y detectaron 17 objetos potenciales.

Europa Press

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.