doctor
La patente ha despertado el interés de varias empresas, lo que permitirá avanzar en la electroporación irreversible como herramienta eficaz en la lucha contra el cáncer. | Fuente: Getty Images

El cáncer puede tener diversos orígenes y la quimioterapia suele ser el tratamiento más común. No obstante, investigadores de las universidades españolas de Zaragoza y Pompeu Fabra (Barcelona) han desarrollado un generador de pulsos de alta tensión para destruir tumores sin tener que utilizar la quimioterapia. Concretamente, este sistema de electroporación irreversible podrá destruir tumores sólidos de un modo más rápido, menos tóxico e invasivo que la quimioterapia y la radioterapia.

Este fenómeno consiste en la muerte de las células al ser estas incapaces de reparar los daños que los campos eléctricos elevados provocan en su pared celular. 

La electroporación irreversible presenta importantes beneficios para el paciente frente a otros tratamientos más agresivos, ya que ni es térmico ni utiliza fármacos, aunque también podría aplicarse en combinación con las terapias médicas habituales para lograr una efectividad mayor y mejorar los tiempos de recuperación.

Si bien la quimioterapia es el tratamiento más común, este nuevo sistema es más localizado y menos lesivo. Además, la recuperación es más rápida y con menos secuelas.
Si bien la quimioterapia es el tratamiento más común, este nuevo sistema es más localizado y menos lesivo. Además, la recuperación es más rápida y con menos secuelas. | Fuente: Getty Images

Esta nueva tecnología de aplicación biomédica ha despertado el interés de varias empresas que quieren patentarla, lo que permitirá avanzar en la electroporación irreversible como herramienta eficaz en la lucha contra el cáncer.

Por el momento, destacó el centro universitario, el generador, que puede aplicar tensiones de hasta 12 kilovoltios pico a pico y corrientes de hasta 400 amperios, ha sido probado con éxito en estudios "in vivo" y ha demostrado su capacidad para destruir grandes volúmenes de tejido.

Según Oscar Lucía, investigador del Grupo de Electrónica de Potencia y Microelectrónica, comparado con la quimioterapia, este sistema es "más localizado y menos lesivo, porque no implica calentamiento térmico a diferencia de la radioterapia o de la radiofrecuencia" y, por tanto, la recuperación es más rápida y con menos secuelas.

EFE

Sepa más: