Amanda Hocking: la reina del libro electrónico con ganancias millonarias

Sin el apoyo de la industria editorial tradicional, la joven de 26 años ha logrado vender más de un millón de copias de sus nueve obras.
Sitio Oficial

La escritora estadounidense Amanda Hocking ha conseguido, a sus 26 años y sin el apoyo de la industria editorial tradicional, vender más de un millón de copias de sus nueve obras publicadas en formato electrónico, principalmente a través del portal Amazon, y ganar casi dos millones de dólares.

Hocking, que edita sus propios "e-books", los ha vendido por un precio que ha oscilado entre los 0,99 y los 2,99 dólares -entre 0,69 y 2,10 euros- y ha ganado con ellos cerca de dos millones de dólares -en torno a millón y medio de euros-, tal y como publica esta autora en su blog oficial.

La atípica escritora, sin embargo, ha comenzado ya a acercarse más al mundo editorial tradicional: el mes pasado reveló en su bitácora que ha acordado publicar cuatro libros, que saldrán a la venta en otoño de 2012 y en los que combinará lo paranormal y lo romántico.

"Watersong" será el título global de esta tetralogía, que publicará con la editorial neoyorquina St. Martin"s Press.

La joven autora cuenta también que eligió el género de fantasía tras ver los listados de los "bestsellers" y conocer el buen nivel de ventas de los libros de vampiros, aunque subraya que detrás de su éxito también hay miles de horas de trabajo y una preferencia personal por la literatura de lo paranormal.

La popular trilogía de Hocking "Trylle", compuesta por las tres novelas "Switched," "Torn" y "Ascend", cuenta la historia de la joven y emocionalmente dañada Wendy Everly, quien sospecha que no es realmente humana. Con la ayuda de un chico, Finn Holmes, descubre un mundo misterioso, Trylle, habitado por trolls.

Según su página personal, "Trylle" está a punto de llevarse al cine, lo que representaría un paso más en la carrera de una autora que también aparecerá en la edición de abril de la revista "Elle".

La estadounidense, que vive en Minnesota, combinaba hasta julio del año pasado su actividad novelística con un empleo de tiempo completo como asistente de personas discapacitadas.

En su blog comenta que quiere dar las gracias por el apoyo incondicional que recibe de sus fieles lectores, mientras intenta asumir el interés que de repente rodea a su persona.

EFE