Gabriel García Márquez: 10 obras capitales del Nobel colombiano

El desaparecido autor de "Cien años de soledad" y "El amor en los tiempos del cólera" hubiera cumplido hoy 91 años. Repasamos los títulos más importantes de su producción literaria.
El Premio Nobel colombiano cumpliría 91 años. Él falleció en 2014.

El realismo mágico encontró su mayor representante en Gabriel García Márquez y sus personajes, quienes se movían en un mundo de fantasía con una naturalidad que resultaba verosímil. Su talento le valió el Nobel de Literatura en 1982 y consolidó una carrera que se apagó el 17 de abril de 2014, cuando el escritor colombiano falleció en Ciudad de México.

A la celebración de los 91 años de García Márquez se unió Google, quien publicó un 'doodle' en su honor, en el que, de la cabeza del escritor, salen las calles de Macondo, una mariposa amarilla, vegetación de la sierra y la pareja conformada por José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán, personajes de "Cien años de soledad".

A continuación repasamos 10 obras capitales escritas por Gabriel García Márquez que todo latinoamericano debe leer.


1. "Cien años de soledad"

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Con estas palabras empieza una de las novelas más grandes de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes del siglo XX. Cuenta la fantástica aventura de la familia Buendía Iguarán, con sus milagros, fantasías, obsesiones, tragedias, incestos, adulterios, rebeldías, descubrimientos y condenas, representaba al mismo tiempo el mito y la historia, la tragedia y el amor del mundo entero.

2. "El amor en los tiempos del cólera"

Una historia de amor que marcó la vida de millones alrededor del mundo. De jóvenes, Florentino Ariza y Fermina Daza se enamoran apasionadamente, pero ella eventualmente decide casarse con un médico rico y de muy buena familia. Florentino está anonadado, pero es un romántico. Su carrera en los negocios florece y, aunque sostiene 622 pequeños romances, su corazón todavía pertenece a Fermina. Cuando al fin el esposo de ella muere, Florentino acude al funeral con toda intención. A los cincuenta años, nueve meses y cuatro días de haberle profesado amor a Fermina, lo hará una vez más.

3. "Crónica de una muerte anunciada"

Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar al protagonista, Santiago Nasar, para vengar el honor de su hermana Ángela. El tiempo, tan utilizado por Gabriel García Márquez en sus obras, reaparece aquí descompuesto en cada uno de sus momentos, reconstruido prolijamente por el narrador, que va dando cuenta de lo que sucedió mucho tiempo atrás. Avanza y retrocede en su relato y hasta llega mucho tiempo después para contar el destino de los sobrevivientes. La acción es, a un tiempo, colectiva y personal, clara y ambigua, y atrapa al lector desde un principio, aunque este conozca el desenlace de la trama.

4. "El otoño del patriarca"

García Márquez construyó una maquinaria narrativa perfecta que desgrana una historia universal —la agonía y muerte de un dictador— en forma cíclica, experimental y real al mismo tiempo, repitiendo una anécdota siempre igual y siempre distinta, acumulando hechos y descripciones deslumbrantes.

5. "La hojarasca"

Ha muerto un personaje extraño, un antiguo médico odiado por el pueblo. Un viejo coronel retirado, para cumplir una promesa, se ha empeñado en enterrarle frente a la oposición de todo el poblado y sus autoridades. Como en una tragedia griega, el viejo coronel, su hija y su nieto van a cumplir la ominosa tarea. La acción, compuesta por la descripción de los preparativos para el entierro —una media hora— y los recuerdos de un cuarto de siglo de la historia de Macondo (que después reaparecería en "Cien años de soledad", se narra a través de los pensamientos de estos tres personajes.

6. "Noticia de un secuestro" 

En 1990, temiendo la extradición a Estados Unidos, Pablo Escobar —cabecilla del cartel de Medellín— secuestró a diez conocidos colombianos para usarlos como moneda de cambio. Con el ojo de un poeta, Gabriel García Márquez describe la peligrosa prueba de los secuestrados y el increíble drama de las negociaciones para su liberación. También muestra el dolor de Colombia después de casi cuarenta años de revolución guerrillera, sicarios, crisis económica y narcodemocracia. Con intensidad cinematográfica, lenguaje impresionante y rigor periodístico, García Márquez evoca la enfermedad que afecta a su amado país y muestra cómo penetra cada estrato social, desde el más humilde campesino hasta el mismo presidente.

7. "El coronel no tiene quién le escriba"

Tras el barroquismo faulkneriano de "La hojarasca", esta segunda novela de García Márquez supone un paso hacia la economía expresiva, y el estilo del escritor se hace más puro y transparente. Se trata también de una historia de injusticia y violencia: un viejo coronel retirado va al puerto todos los viernes a esperar la llegada de la carta oficial que responda a la justa reclamación de sus derechos por los servicios prestados a la patria. Pero la patria permanece muda.

8. "Doce cuentos peregrinos"

Las historias reunidas en este libro dan cuenta de un mundo sumergido en la realidad: en Barcelona, una prostituta que va entrando en la vejez entrena su perro a llorar ante la tumba que ha escogido para sí misma. En Viena, una mujer se vale de su don de ver el futuro para convertirse en la adivina de una familia rica. En Ginebra, el conductor de una ambulancia y su esposa acogen al abandonado y aparentemente moribundo ex presidente de un país caribeño, sólo para descubrir que sus ambiciones políticas siguen intactas. 

9. "Vivir para contarla"

"La vida no es la que uno ha vivido, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla", se lee en la autobiografía de Gabriel García Márquez. Un relato que comienza con la historia de sus padres y cómo se conocieron y enamoraron. A fin de cuentas, el génesis del escritor que se convertiría en el futuro en el Nobel colombiano.

10. "La mala hora" 

Un comerciante de ganado, advertido de la infidelidad de su mujer por un pasquín pegado a la puerta de su casa, acaba de matar al presunto amante de ésta. Es uno más de los pasquines anónimos clavados en las puertas de las casas, que no son panfletos políticos, sino simples denuncias sobre la vida privada de los ciudadanos. Pero no revelan nada que no se supieran de antemano: son los viejos rumores que ahora se han hecho públicos, y a partir de ellos estalla la violencia subyacente a la luz tórrida, espesa, cansada y pegajosa, en una serie de escenas encadenadas de inolvidable belleza. La paranoia fue convertida en arte por García Márquez en esta novela.