Al Inca Garcilaso de la Vega, gran peruano y uno de los primeros en reivindicar el sentir indígena, debemos calificarlo como uno de los primigenios historiadores en abordar nuestro origen, en la gran cultura que se desarrolló en estas tierras antes de la llegada de los españoles.

 

En esta perspectiva, la Derrama Magisterial y la Real Academia Peruana de la Lengua vienen rindiendo homenaje a la obra "Los Comentarios Reales de los Incas" de Garcilaso de la Vega al conmemorarse 400 años de su publicación. Se realizó el pasado miércoles 29 de abril la mesa redonda "Nuestra historia y los Comentarios Reales", con los panelistas Dr. Manuel Burga y Dr. Max Hernández. La jornada cultural continúa el lunes 4 de mayo con el tema: "El sentir del Inca Garcilaso de la Vega en la literatura peruana", con los panelistas Dr. Ricardo González Vigil, Dr. José Antonio Rodríguez Garrido y el Dr. Marco Martos Carrera, Presidente de la Real Academia de la Lengua. El lugar de la actividad es el Auditorio de  Derrama Magisterial, sito en la Av. Gregorio Escobedo 598, Jesús María, a horas: 7.15 p.m. Ingreso libre.

 

Desde los tempranos años de la conquista y dominación de España  de nuestras tierras, el Inca Garcilaso de la Vega cumplió el valioso rol de dar un sentido a nuestra mismidad. Nos enseñó y enseña a mirarnos en el espejo de América y del mundo como peruanos; en una continuidad que comienza con la creación de las culturas andinas antes de la invasión.

 

No debemos olvidar que su magna obra "Los Comentarios Reales" se convirtió en la Biblia en la Emancipación y del movimiento libertario que dirigió Tupac Amaru, y en la fuente de inspiración de los líderes que lo comandaron. Por ello no fue gratuito que la corona española prohibiera su lectura y tenencia en sus dominios.

 

En las últimas décadas, surgió una corriente de investigadores, historiadores y científicos sociales que negaron sus virtudes, logrando en ciertos momentos arrinconar su imagen. Pero el paso del tiempo ha podido superar estos inconvenientes. Estos hechos no hay que asumirlos como una vejación. Al contrario, han permitido crear una mejor radiografía de él  y de sus obras, y obtener una comprensión más íntegra de sus cualidades, así como de sus limitaciones.

 

Seguramente, en los próximos años, seguirán dándose esta dicotomía en los estudios que se realicen. Pero, a no dudarlo, también seguirá siendo fuente de inspiración para fortalecer nuestra imagen como peruanos contribuyendo a consolidar nuestra identidad. Lo cual es un pilar indispensable para un proyecto de desarrollo económico y social, y que nuestro Perú logre convertirse en una nación.