Durante todo este tiempo sus personajes -el burro, el chusco, la gallina y la gata-, nos han enseñado de que en nuestro país sigue viva la fuerza de una utopía: aprender a comunicarnos  respetando las diferencias, incluyéndonos todos como una gran nación, y a  entender la diversidad como riqueza y no como problema.