El ministro de Cultura, Juan Ossio Acuña, visitó el Santuario del Señor de Qoyllorit"i donde fue declarado como nuevo integrante de la Hermandad de esta devoción, en medio de un gran ambiente festivo donde miles de fieles ofrecían sus oraciones, danzas y música, teniendo como fondo al nevado Ausangate en las alturas del Cusco.
 
Es el honor de mi vida pertenecer a esta Hermandad. El homenaje que me han brindado es inolvidable y lo tendré siempre en mi corazón. Estoy impactado por la cantidad de gente que viene. Cada vez son más los peregrinos que visitan este santuario. Llegan llenos de fervor y tengo la impresión que se incrementará el número de visitantes”, sostuvo el ministro Ossio.

Indicó que se sintió impresionado al presenciar la llegada de las ocho naciones -como le llaman los asistentes a las poblaciones participantes- del Cusco. Las caravanas llegaban compartiendo su música y mostrándose muy bien organizadas para presentar sus danzas  en una de las expresiones más importantes de la religiosidad andina.
 
Cada nación trae alrededor de 50 comparsas, en total vienen como 400 y cada uno con sus bailes y sus músicos. También es admirable el orden que hay. En este santuario está prohibido consumir alcohol. Los asistentes vienen movidos por la fe religiosa y eso es realmente admirable”, señaló.
 
También destacó que los participantes son conscientes de la protección del medio ambiente,  ya que los “pabluchas” por tradición bajaban con bloques de hielo extraídos de la misma naturaleza, pero ya no lo hacen debido al cuidado y respeto que tienen por los nevados, sobre todo en estos tiempos donde el calentamiento global es un gran problema.
 
La Festividad de Qoyllorit"i del Cusco es una de las celebraciones más intensas, tanto por la gran devoción como por su exigencia física, debido a que se debe caminar en un intenso frío por 16 Km. (8 Km. para llegar al santuario y 8 Km. para retornar).
 
Durante el camino se puede apreciar la llegada de los músicos y danzantes, además de personas que llevan grandes ollas e insumos para preparar tradicionales potajes en una fiesta intensa en cuanto a identidad, sabores y naturaleza.
 
El Santuario de Qoyllorit"i y a la Festividad del Qoyllorit"i en el Cusco son Patrimonio Cultural de la Nación desde agosto de 2004, debido a su importante significado para los pobladores andinos.