Liniers revela información sobre su carrera artística, sus ideas sobre la corrupción y el papel del arte. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: Marco Reátegui

El mayor sueño de internacionalización que tenía el argentino Ricardo Siri 'Liniers' cuando creó la historieta "Macanudo" era que sus dibujos se hicieran conocidos en Uruguay. No pensó que el resto de América Latina y el mundo le iba reconocer como el creador de grandes personajes de la tira cómica como el amigo imaginario Olga, su álter ego Conejo, la sabia Enriqueta o el divertido gato Fellini.

Liniers se presenta como un artista con soltura de expresión. Pronuncia sus frases con la seguridad del creador que pudo inventar un universo entero cuyos episodios se comparten miles de veces en las redes sociales como Facebook o Twitter. E incluso su popularidad es tal, que tiene una columna gráfica en el reconocido diario "El País" de España.

La inocencia casi infantil que caracteriza a sus personajes resalta en un mundo hostil. Y cuando la realidad es cínica, es a esa inocencia a la que invitamos a justificarse. “El arte también a veces haciéndose el inocente puede pegarte una linda patada en el culo”, responde. Su sinceridad no es ilusa.

"Macanudo", como toda obra artística, nació en una época de crisis. “Fue en el 2002. En medio de una crisis económica en Argentina muy grande. Pasaron 16 años y estamos igual. Claramente las cosas no cambian por allá. Se cayeron las Torres Gemelas, Bush estaba en el poder e invadía países porque sí. Y en medio de todas malas noticias quería lanzar un salvavidas que hiciera que la gente, entre tanto pesimismo, tuviera algo de optimismo en el diario”, cuenta Liniers.

Liniers es reconocido a nivel mundial. Incluso diseñó una portada en la reconocida revista The New Yorker. | Fuente: Difusión/Internet

UNA HISTORIETA PARA LA LIBERTAD

Antes de Macanudo, Liniers ya tenía claro que iba a dedicarse toda su vida a la ilustración, pero en un principio lo tuvo complicado. La sombra del padre lo acechaba.

“Empecé estudiando derecho porque mi viejo es abogado y pensé que genéticamente había algo, pero de genética no había nada”, bromea Ricardo Siri.

Y continúa: “estudié luego ciencias de la comunicación, publicidad. Pero no estaba satisfecho. Después vino un taller con un dibujante argentino Pablo Sapia, pero más fue un ensayo y error. Esa necesidad (de dibujar) que tenía cuando empecé fue tan brutal, tan honesta y necesaria que no pude parar de hacerla”.

Si algo caracteriza a "Macanudo" y todos los personajes de Liniers es la sabiduría que traslucen mediante situaciones que, aparentemente, son infantiles. Pero de ingenuas no tienen nada.

El dibujante que usa una gorra de los Yankees y un polo rojo con la frase “Read a fucking book!”. Señala que “el arte y el humor son nuestros mecanismos de defensa. Nos plantamos en frente de esos tipos, los poderosos. El buen humor se hace de abajo hacia arriba. A mí no me sale hacer chistes sobre alguien más débil. Me divierte más hacer chistes hacia arriba como meterte con la religión, con los sistemas de poder armados en la sociedad. Se puede hacer eso con el arte”.

Una muestra del talento de Liniers. En la imagen se observa una viñeta con los personajes de Enriqueta y el gato Fellini. | Fuente: Getty Images.

EL ARTE CONTRA TRUMP

Esa rebeldía siempre la vivió Liniers, pero con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos cuando recién se mudaba a la ciudad de Vermont, explotó. Más aún cuando se enteró de su actitud beligerante frente a la gran caravana de migrantes latinoamericanos que se dirigen a Estados Unidos por una mejor calidad de vida.

“Así de siniestro es este hombre Trump. El tipo dice que dentro de la caravana hay terroristas de oriente. Cosas absurdas. Qué persona va a viajar desde Irán hasta Honduras y luego subir caminando hasta Estados Unidos. Es una estupidez. Está usando su racismo que tiene metido adentro para tratar de vender esa idea”, sentencia quien toma como modelos de vida artística a Charles Chaplin, Quino, Bob Marley y The Beatles.

Los Beatles cambiaron la forma en que la gente pensaba desde un espacio muy feliz, muy lúdico, hasta inocente en principio. Uno no pretende hacer esa bomba atómica de arte, pero al menos sí hacer un ruidito”, dice Liniers.

Si el dibujante internacional se pronuncia sobre la política fallida a nivel mundial, no evite declarar sobre las fallas que existen en el arma para cambiarla: la educación.

“Creo que en la educación faltan dos cosas. Primero que en América Latina falta mucha educación cívica. Entender que somos ciudadanos que tenemos derechos y esos derechos nos hacen exigir cosas. Debemos entender el sistema para mejorar el sistema. Eso falta en las escuelas. Que entendamos qué implica ser ciudadano. La otra cara de esa moneda es la empatía. Entendamos que la otra persona es un ser humano”, manifiesta.

Liniers no dudó en adaptar uno de sus personajes de acuerdo al contexto social que se vive. En este caso, la violencia de género. | Fuente: Difusión/Internet

"LOS ILUSTRES" VUELVEN A LIMA

El stand up llamado “Los Ilustres”, que reúne a Ricardo Siri junto al dibujante ecuatoriano, que radica en Chile, Alberto Montt es una puesta en escena en donde los artistas tocan temas espinosos para hacer reír. Producto de eso nacen una serie de dibujos que incluso los dibujantes regalan al público. En otras palabras, le regalan a la audiencia un recuerdo de su risa.

“Lo más lindo que nos pasa luego del show es que viene la gente y nos dicen que me duele la cara de que estuve dos horas riéndome de las barbaridades que dicen. El show no es una burla, son más observaciones de cosas que nos pasan a nosotros. En verdad yo no me burlo de otra cosa que de mí mismo”, comenta Liniers.

No es la primera vez que el creador de Macanudo intente hacer una presentación con otro artista. El músico Kevin Johansen ya había sido su cómplice en años anteriores.

La conjunción de ambos artistas nació de una antigua amistad recíproca al presentar los libros de uno u otro. Lo que tenían en común era su admiración por los stands up comedy de crítica social producidos entre los ochenta y noventa en Estados Unidos: Robin Williams, Bill Hicks o Sarah Silverman, por citar algunos referentes.

Las personas no deben esperar que Liniers aporte la inocencia y que Montt, cuyos dibujos son más ácidos, coloque el sarcasmo. Cuando ambos se juntan, el producto es mucho mejor. “En Macanudo soy optimista y en este show somos oscuros. Lo que disfrutamos con Alberto (Montt) es que si bien en mis historietas como Macanudo, me porto bien y las chicas dicen ¡Ah!, ¡qué lindo las cosas que dibuja Ricardo!, en Los Ilustres vamos a lugares más oscuros. Un humor más políticamente incorrecto. Nos metemos con ciertas esferas de poder”, dice el dibujante argentino.

Liniers lo único que promete a la audiencia con “Los Ilustres” es un regalo brutal de sinceridad. “Una obra de arte bien hecha humaniza al otro”, sentencia el artista.

EL DATO

El espectáculo de “Los Ilustres” se presentará el miércoles 7 en el Teatro Pirandello a las 8 de la noche. Las entradas se pueden adquirir Atrapalo.pe

El jueves 8 por la tarde estarán Liniers y Montt en la Feria Ricardo Palma. A las 5:00 pm tendrán una charla sobre Humor Gráfico y a las 6:00 pm firmarán libros en el stand 27 de Polifonía.


¿Qué opinas?