Foto
El año pasado, la economía peruana cayó 11.12% según el INEI | Fuente: Andina

Faltan pocos días para las elecciones y lo cierto es que quien asuma la presidencia del Perú no solo deberá enfrentar la pandemia, sino también deberá fortalecer las bases económicas golpeadas por la COVID-19.

¿Cómo llega la economía?

El 2020 cerró en rojo. La economía peruana cayó 11.12%, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Es decir, el mayor retroceso en 30 años. El exministro de Economía, Alfredo Thorne explicó que revertir esa cifra será el primer desafío del siguiente gobierno.

"Este año vamos a tener un rebote, pensamos que vamos a crecer 6.5%, pero gradualmente ese crecimiento perderá impulso (...) Tenemos que la inversión privada, que ha sido uno de los motores más importantes del crecimiento, está en uno de sus niveles bajos. La fuerza laboral adecuadamente empleada también. Lamentablemente muchos proyectos mineros están retrasados producto de las elecciones y el siguiente Gobierno deberá buscar nuevos motores de crecimiento", explicó a RPP Noticias.

Retos en sector laboral

Si bien el 2020, 14 millones 901 mil peruanos cerraron el año con un empleo, la mitad de ellos solo pudieron encontrar un trabajo informal, según el INEI.

Incluso, de acuerdo con el reporte del INEI, se puede observar que la informalidad afectó en mayor medida a las mujeres, la población joven con menos de 25 años, y con solo educación primaria. Se estima que el 83.9% de los trabajadores menores de 25 años tienen un empleo informal.

Por ese motivo, Diego Macera, Gerente General del Instituto Peruano de Economía (IPE) indicó que la próxima gestión tendrá que reactivar empleos adecuados para hombres y mujeres. Es decir, puestos en el que se labora entre 35 y 48 horas a la semana y genera ingresos por encima del mínimo.

"Es indispensable tener programas o esfuerzos orientados a mejorar la calidad de empleo. Esto no pasa por más contratación pública ni otras propuestas que uno está escuchando, pasa por dar incentivos adecuados a la inversión y contratación sobre todo para empresas pequeñas, medianas y grandes que tiene productividad", explicó.

El economista explica también que el proceso de vacunación nacional tiene un impacto en los ingresos de las familias, de las empresas y del gobierno, pues será imposible una reactivación económica sostenible si no tenemos el mayor porcentaje de personas vacunadas

En esa línea, Macera detalló que a mediano plazo se debe pensar en la consolidación fiscal, pues en lo que va de la pandemia se usó parte de los ahorros. Hoy sabemos que al Estado le ha costado S/138 mil 768 millones atender la emergencia sanitaria en el Perú.

"Hemos usado deudas para pagar lo del año pasado, son deudas que vamos a pagar con el tiempo, debemos pensar ahora en cómo hacer más eficiente el gasto público y de qué manera se puede conseguir más ingresos sin afectar la productividad de la economía", comentó.

Inversión privada

El otro desafío es encender los motores de la inversión privada, pues sin esto será imposible generar mayores puestos de trabajo a nivel nacional, advierte el exministro de Economía, David Tuesta.

"Esto implica asegurar señales claras para que la inversión privada tenga la posibilidad de exportar masivamente aprovechando el súper ciclo de materias primas. Hay que apuntar al sector minero fundamentalmente a promover la inversión privada, hay que buscar equilibrio entre lo que exigen las comunidades y necesidad del país. Un gobierno responsable tiene que afrontar ese reto y no ponerse de perfil", precisó a RPP Noticias.

Si bien es importante gastar para dar alivio a las familias vulnerables, el siguiente Gobierno debe evitar en caer en el populismo ni el facilismo del gasto, ya que si no se cuidan los recursos del estado se generará mayor desconfianza e incertidumbre en los inversionistas.

Los economistas coinciden en que más allá de los retos económicos no se puede perder un asunto de la  brújula nacional: Avanzar el proceso de vacunación.

Tuesta pone sobre la mesa el carácter sanitario. De esta manera se debe desarrollar una estrategia para frenar más olas de contagios y contar con una estrategia de adquisición de vacunas, pues actualmente no contamos con eso.

"Sin tener al mayor porcentaje de población vacunada, será imposible pensar en una estrategia de crecimiento económico sostenido, por eso es fundamental para reducir el nivel de incertidumbre", señaló.

Macera apunta en ese sentido: " La vacunación está ligada al despegue a la reactivación económica de este y el siguiente año".