Martín Vizcarra durante su discurso por 28 de julio. | Fuente: Presidencia

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Durante los últimos tres días, todos los comentaristas han destacado las propuestas del presidente Martín Vizcarra respecto de la reforma judicial y su núcleo, que es la convocatoria a un referendo popular. Sin embargo, poco a poco se han dejado sentir voces que comienzan a poner el énfasis en lo que dijo y lo que no dijo sobre las perspectivas económicas de nuestro país, de las que, al fin y al cabo, dependen las condiciones de las vidas de los peruanos.

El presidente afirmó que el Perú ha retomado la senda del crecimiento y precisó que este año nuestro Producto Bruto Interno (PBI) aumentará a no menos de 4%. Sin embargo, la Confiep ha recordado que la tasa de crecimiento de la economía mundial es de 3.8% y que mal haría nuestro país si no aprovecha mejor los vientos globales, el alza del precio de los metales y el auge de la exportación de productos agrícolas no tradicionales. Pero, ¿qué es exactamente lo que el Estado puede hacer para mejorar nuestros resultados económicos, en un país en el que la inversión pública representa solo 20% de la inversión global ?

El exministro de Economía Alonso Segura ha adelantado algunas respuestas inspiradas por una idea central: retomar el ritmo de algunas reformas que, según él, se han reducido a la forma de un cascarón. Segura sostiene que, tanto como de la infraestructura y la inversión, el crecimiento depende de reformas institucionales  y del capital humano. Por eso, critica la falta de ambición en la reforma educativa y el virtual abandono del programa Servir, que debía consolidar una verdadera carrera de los funcionarios públicos, basada en la meritocracia y la formación de cuadros con excelencia y probidad.

Segura recuerda que esos objetivos fueron articulados en torno a la voluntad política de ingresar a la OCDE, es decir al club de países que comparten las mejores políticas públicas del mundo, ente ellas la lucha contra la corrupción y la elusión tributaria.

Crisis en la FPF y lucha contra las ‘fake news’

En otro orden de cosas, la Federación Peruana de Fútbol se ha visto arrastrada a una crisis institucional como consecuencia de audios en los que participa su presidente, Edwin Oviedo. La mayoría de los que acompañaron a Oviedo en la campaña mundialista le piden ahora que dé un paso al costado y temen que una Misión de la FIFA pueda considerarlo no apto a dirigir el fútbol peruano en vista de los cuestionamientos a su desempeño en sus asuntos profesionales pero también a sus relaciones como dirigente deportivo.

Una buena noticia nos llega desde la sede de uno de los emblemas de la era digital, la empresa Facebook. La referencia mundial en materia de redes sociales ha anunciado la clausura de 32 cuentas dedicadas a la fabricación y distribución de noticias falsas, “fake news. La empresa de Mark Zuckerberg no ha vacilado en recordar que los disfuncionamientos descubiertos se parecen a la campaña de manipulación realizada desde Rusia el 2016. Esta vez se trataría de una campaña política dirigida a perturbar las elecciones parlamentarias de noviembre, alentando tendencias radicales tanto en la derecha, a favor del racismo, como en la izquierda, contra las leyes migratorias.

Ni todo lo que brilla es oro, ni todo lo que gana popularidad en redes sociales es la verdadera experiencia de los seres humanos en la aldea global.

Las cosas como son

¿Qué opinas?