Alimentos
La Conveagro ya advirtió que la producción de alimentos caerá cerca de 40% en los próximos 3 meses por falta de fertilizantes. | Fuente: Andina

La agricultura peruana requiere de alrededor de 120,000 toneladas de fertilizantes al mes, producto cuyos precios y oferta se ha desplomado considerablemente ante la guerra entre Rusia y Ucrania, pero ¿cómo impactará en la producción de alimentos en el país?

El docente e investigador de la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM), Sady García Bendezú, advirtió al diario Gestión que los precios de los alimentos que requieren de urea podrían subir desde un 35% a más en la próxima cosecha.

Los productos agrarios más afectados por el alza de precios de este fertilizante son la papa producida en la costa, el maíz amarillo y el azúcar, pues requieren de más de 150 kilos de urea por hectárea.

Por el momento los agricultores señalan que para mantener el abastecimiento de fertilizantes, que ahora cuestan más S/ 200 el saco de 50 kilos, se han recurrido a nuevos proveedores.

La Asociación Peruana de Productores de Arroz (Apear) informó que ingresarán 30,000 toneladas de fertilizantes desde Argelia a inicios de mayo, mientras que recientemente el Gobierno indica que otras 30,000 toneladas llegarían desde Indonesia.

Pese a que solo se cubriría cerca de la mitad de las toneladas necesarias para la producción agrícola, el alto costo de los fertilizantes tendrá que ser trasladado a los consumidores próximamente.

Solo en el caso de la papa, el representante de los productores de Huancayo (Junín), Freddy García, indica que actualmente el precio del tubérculo es de S/ 0.90 por kilogramo, pero para junio el precio podría superar el S/ 1.30, un 44% más. Si no se realiza esta alza, "ya no sería rentable para el productor".

Mientras que en el caso del arroz, anteriormente la Apear indicó que los precios del arroz subirán entre 30% y 40% debido a este mayor precio de los fertilizantes.

Este aumento de precios de productos básicos iniciaría en medio de la menor capacidad de compra de los consumidores debido a la inflación, que ya supera el 8% desde abril.

“El problema es que no hay demanda efectiva en estos momentos. Usualmente cuando los costos de producción suben, existe la posibilidad de subir el precio del producto y que el consumidor lo asuma, pero en estos momentos con una economía ralentizada, bajos ingresos y desempleo, la gente va a decidir restringir su consumo y no ejercerá presión sobre los precios”, comentó al diario local el economista y exviceministro de Desarrollo Agrario, Juan Escobar.

Según el especialista, en promedio los productos no podrían subir más allá de 10% pues los usuarios optarán por consumir otros productos o dejar de comprar.

"Ya lo vemos en los restaurantes convencionales, las porciones son más pequeñas, esa será la estrategia para no subir costos", señala.

Ante esta situación, el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri) indica que está en comunicación con la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) respecto a la importación de urea y la búsqueda de nuevos proveedores.