Brooke Mueller le celebró el cumpleaños número dos a sus gemelos Bob y Max en una exclusiva mansión de Bel Air, a la que no asistió Charlie Sheen debido a que no recibió una invitación.

Hace algunas semanas, Brooke solicitó ante un juzgado una orden restrictiva contra Charlie alegando que estaba siendo amenazada por él, lo que terminó en la suspensión del régimen de visitas del actor a sus hijos.

Sin embargo, la pareja había llegado a un convenio luego de que se cancelara la audiencia a la que ambos fueron citados el pasado 11 de marzo.

Pero al parecer las cosas no quedaron en muy buenos términos ya que Charlie no fue tomado en cuenta para la celebración, a la que asistieron cerca de 50 personas, entre ellas, Paris Hilton.